Publicidad

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía local de Valdemoro intervinieron en la noche del pasado sábado para desalojar una «fiesta ilegal» que se estaba celebrando en una nave industrial y donde hubo dos heridos.

Según ha informado la Jefatura en redes, los agentes fueron requeridos al registrarse una reyerta en la fiesta. La pelea se saldó con dos heridos que fueron trasladados al Hospital Infanta Elena.

Publicidad

A su llegada, comprobaron que la celebración -en una nave de la avenida de los Yeseros, en el polígono de ‘Valmor’- carecía de permisos. Ante ello, procedieron al desalojo e identificación de todos los asistentes.

La Policía levantó acta de la fiesta y en el informe reflejó todas las «anomalías detectadas», según Jefatura.

En el polígono de Valmor se han sucedido las denuncias por fiestas ilegales en el último año. Así, efectivos de la Guardia Civil y de la Policía local desmantelaron hace un año una fiesta ilegal en una nave industrial con casi una veintena de personas en su interior. Una patrulla detectó el ruido generado por una “posible fiesta” en el polígono industrial de ‘Valmor’.

También durante las restricciones de movilidad en pandemia, se registraron varias intervenciones en esta zona industrial ante la congregación de jóvenes en las inmediaciones para celebrar fiestas no autorizadas, según los datos de Policía, que apuntan a la celebración de ‘botellones’, es decir, consumo de alcohol en la vía pública.

Unidades de la Guardia Civil en la intervención del viernes (Foto: Policía local Valdemoro)

Dos detenidos por atentar contra la autoridad

Mientras, esa misma noche, la Guardia Civil procedió a la detención de dos varones como presuntos autores de un delito de desobediencia, resistencia y atentado contra agentes de la autoridad.

Según ha informado Jefatura, los detenidos «se encontraban alterando el orden en una gasolinera del municipio». Cuando los agentes les requirieron para la identificación, los detenidos se opusieron y les agredieron.

Por otro lado, el domingo por la noche, la Policía local detuvo a un conductor en la avenida de la Libertad que circulaba en sentido contrario.

Tras darle el alto, los agentes comprobaron que el conductor daba «signos de externos» de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Se negó, no obstante, a someterse a la prueba de alcoholemia. Los agentes procedieron a su detención y a la instrucción del atestado por un delito contra la seguridad vial.

Unos días antes, fue detenido otro conductor en la calle María Callas por circular a gran velocidad. Cuando los agentes le realizaron la prueba de alcoholemia, ésta dio una tasa de 0.85 mg/l.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.