“El virus sars-CoV-2 produce una afectación multisistémica, dañando mucho más que los pulmones”, aseguran

TORREJÓN DE ARDOZ/ 8 FEBRERO 2021/ Los profesionales del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz, junto con profesionales de otros hospitales del grupo sanitario, advierten de secuelas en pacientes COVID-19 como la fatiga, el dolor generalizado, la parálisis y la incapacidad funcional para retomar las actividades que realizaban antes de contagiarse.

“El virus sars-CoV-2 produce una afectación multisistémica, dañando mucho más que los pulmones”, aseguran.

Publicidad

Ante el aumento de casos que se está registrando en esta tercera ola en toda España, el supervisor de Fisioterapia del Hospital, Enrique Gonzalvo, advierte que, entre los efectos secundarios más comunes en pacientes COVID-19, se están observando “la pérdida de flexibilidad muscular, fibrosis y capsulitis adhesivas y pérdida de equilibrio y dificultad para caminar o mantenerse en pie”.

Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz

“Tras un periodo de inmovilización, se produce una atrofia muscular, porque los músculos pierden tamaño”. En pacientes más graves, las secuelas pueden incluir, explica, “úlceras por decúbito, neuropatías por atrapamiento, edemas residuales y parálisis”, explica.

Publicidad

Así, los pacientes que sufren esta enfermedad son tratados por un equipo multidisciplinar que aborda todos los aspectos que se hayan visto afectados en el paciente. Enrique Gonzalvo, supervisor de Fisioterapia de Torrejón, indica que “es fundamental evitar el inmovilismo tras haber superado la enfermedad. En ese momento, el objetivo es recuperar la capacidad de ejercicio anterior al ingreso hospitalario”.

Publicidad

La fisioterapia se incluye en todas las fases de la enfermedad y se trabaja con el paciente, siempre que los profesionales así lo determinen, tanto en la Unidad de Cuidados Intensivos, como en hospitalización, de manera ambulatoria o de manera telemática. Para Laura Rubio, fisioterapeuta de Povisa, “podemos ayudar a prevenir o minimizar estas secuelas y complicaciones con una movilización precoz, si el paciente está hemodinámicamente estable, para mantener la movilidad de las articulaciones, la elasticidad de los tejidos y prevenir problemas posturales, y también con terapia física y ejercicio terapéutico”.

“Hasta el momento, el proceso de recuperación requiere de trabajo, paciencia y tiempo, ya que la recuperación está relacionada con la complejidad de cada proceso COVID-19, así como del estado previo del paciente”, asegura la supervisora de Vinalopó y Torrevieja.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *