Publicidad

El estado de alarma, con las medidas de protección y las rotaciones implementadas, ha «destrozado toda la planificación prevista»

RIVAS/ 16 JULIO 2020/ Los equipos de Rivamadrid, la empresa municipal que se encarga de las labores de mantenimiento de las zonas verdes de la localidad, se han multiplicado en las últimas semanas para avanzar en las labores de desbroce de las parcelas municipales.

Tras el parón sufrido por la COVID-19, y gracias a la contratación de personal de refuerzo, la empresa pública, un instrumento fundamental en el cuidado de la ciudad, está incrementando sus labores, fundamentalmente para evitar el riesgo de incendios que se pueden producir por las altas temperaturas del verano.

Publicidad

Con motivo del estado de alarma, con las medidas de protección implementadas, las rotaciones de personal, las entradas escalonadas y las bajas preventivas, se destrozó «toda la planificación prevista» en lo que respecta a las labores de desbroce y jardinería.

Aún así, con los medios disponibles, y gracias al esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras de Rivamadrid, y al refuerzo con al contratación de nuevos empleados, la ciudad está llegando al verano «con las tareas casi cumplidas».

Las tareas de limpieza de malezas y de vegetación silvestre, tiene una finalidad estética, pero también cumple una función de prevención frente a los incendios del verano, ya que todas estas plantas, al secarse se transforman en un material muy combustible.

Publicidad
Zona desbrozada/ Ayto. Rivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.