Publicidad

La avenida de Aurelio Álvarez ha estrenado nueva mediana, tras la demolición de la ría de agua que circulaba a lo largo de toda la vía y presentaba serios problemas estructurales de difícil reparación, con las consecuentes pérdidas de agua.

La estructura de la canalización se ha sustituido por una alineación de arbolado ejemplar incluyendo la resiembra de toda la superficie. En total, se han plantado 37 cipreses, 18 perales de flor y 20 liquidámbar.

Publicidad

Los trabajos son el resultado de la coordinación y colaboración del personal de las concejalías de Mantenimiento de la Ciudad y Transición Ecológica y la empresa municipal de servicios Rivamadrid, según ha señalado el Consistorio en una nota.

Esta avenida es una de las arterias principales de entrada y salida del municipio: “Requería una actuación integral, garantizando, además de la mejora estética, unas condiciones de mantenimiento sostenible desde una perspectiva ecológica, evitando un gasto innecesario de agua por fugas y proporcionando los beneficios inherentes al arbolado en el entorno urbano”, explican los servicios municipales.

Los trabajos de demolición comenzaron en noviembre, bajo las directrices y supervisión del personal técnico de la Concejalía de Mantenimiento de la Ciudad. Después, personal de jardinería de Rivamadrid continuó con el relleno de tierra nueva y la reparación y adaptación de toda la red de riego, para posteriormente plantar una alineación de árboles ejemplares y resembrar toda la superficie.

La Concejalía de Transición ha sido la responsable de diseñar la alineación del arbolado con la elección de las especies, acorde a los criterios recogidos en el Plan de Gestión de Arbolado Urbano del Rivas.

Inauguración del Jardín de la Paz/ Ayto. Rivas

El Jardín de la Paz

Este último proyecto se suma al recién inaugurado Jardín de la Paz, un nuevo espacio abierto a la ciudadanía que se ubica en la calle de Severo Ochoa, junto al centro cultural Soka Gakkai.

Publicidad

La zona verde cuenta con elementos que invitan a la reflexión, como la escultura Manos de la Paz, inaugurada en 2017, o ejemplares de árboles de ginkgo biloba (árbol de los 40 escudos en Japón).

También dispone de un área de juego infantil. Y un sauce llorón, el árbol nacional de Ucrania, crece sobre la superficie: un ejemplar que se nutrió de una plantación conmemorativa el día de la inauguración.

El Jardín de la Paz se suma a los nuevos espacios de esparcimiento que la localidad ha estrenado últimamente, como el parque del Recuerdo, que empieza a crecer en el barrio de La Luna en memoria de las víctimas ripenses de la covid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.