Publicidad

El agente, un Oficial de Policía Local, se quejó el 13 de marzo en un correo de que “se prohibiera el uso de las mascarillas” en el cuerpo

RIVAS/ 10 DICIEMBRE 2020/ El Partido Popular de Rivas ha calificado de “desproporcionada y no ajustada a derecho” la sanción de 3 años y 4 meses de suspensión de empleo y sueldo impuesta a un oficial de Policía Local de Rivas Vaciamadrid que envió un correo electrónico en marzo a toda la plantilla municipal criticando la gestión de EPIs y su uso en el Cuerpo.

Hemos sido muy respetuosos durante la tramitación del expediente y, ya sin temor de hacer declaraciones que perjudiquen al agente de policía expedientado, consideramos que la sanción impuesta es desmesurada y no guarda proporción con los hechos ocurridos”, ha señalado la portavoz del PP, Janette Novo.

Publicidad

Novo ha recordado que esta sanción “ha suscitado el rechazo del 80% de la plantilla de Policía Local que ha firmado un escrito de apoyo a su compañero” y que “todos los sindicatos con representación municipal solicitaron que se retirara la propuesta de sanción o que se aliviara”.

Creemos que el objetivo del expediente no ha sido aplicar una sanción justa, ha sido aplicar una sanción ejemplarizante. Como es lógico, el agente recurrirá a los tribunales para que se haga justicia y esperamos que la resolución del Ayuntamiento sea declarada nula. Es increíble que el Consistorio siga costeando procesos judiciales con el dinero de todos los vecinos en lugar de actuar con mesura y ponderación”, ha manifestado la portavoz del PP.

Janette Novo, concejala del Partido Popular en Rivas Vaciamadrid

Correo el 13 de marzo

Los hechos se remontan al 13 de marzo pasado, justo al inicio de la pandemia y a 24 horas de la entrada en vigor del estado de alarma, cuando este Oficial de Policía envió un correo a toda la plantilla municipal, quejándose de la falta de EPIs y de que “se prohibiera el uso de las mascarillas”.

Publicidad

A pesar de su denuncia, en el correo este agente animaba a toda la plantilla de Policía a “arrimar el hombro” en esos momentos difíciles y a dar la cara, para que otros servicios no esenciales, se quedaran en casa.

Todo ello venía precedido de una comunicación del sindicato en el que se informaba que no se iba a dar mascarillas (pedidas por el Comité de Salud desde el 25 de febrero), a los agentes, y despuñés de que el concejal de Personal les dijera que “un Policía con mascarilla alarmaba”, según denuncia el sindicato CPPM.

Desde el sindicato insisten en que, cuando en ese momento la orden de la Jefatura de Policía recomendaba el uso de mascarillas solo en caso de que la intervención fuera con un posible caso de Covid o acompañamiento a sanitarios, pero no el resto de la Jornada, el oficial expedientado solo dijo que “no iba a prohibir a sus subordinados el uso de las mascarillas”.

Publicidad

“Por el envío de este mail, 6 meses después, con lo que hay ahora sobre la mesa, los miles de muertos y millones de contagiados y con la obligatoriedad de la mascarilla y a las puertas de un nuevo confinamiento, nuestro Jefe, como Instructor de un expediente Disciplinario, le pide una sanción de tres años y cuatro meses, por insubordinación, uso negligente de herramientas (correo corporativo) y otras dos faltas menores“, añaden desde el sindicato.

Desde CPPM entienden que la sanción por parte de la Jefatura “es desproporcionada y una auténtica barbaridad” por lo que ven tras ella “una medida ejemplarizante para advertir a toda la plantilla lo que le puede pasar a cualquiera que saque los pies del tiesto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.