Publicidad

Desarticulada una organización con 18 detenidos que explotaba sexualmente a mujeres con ritos de magia negra

FUENLABRADA – LEGANÉS / 1 AGOSTO 2017 / Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han liberado a quince mujeres nigerianas, cinco de ellas menores, que eran explotadas sexualmente tras ser amenazadas con ritos de vudú, una operación que se ha saldado con 18 detenidos y nueve registros en las ciudades de Leganés y Fuenlabrada, así como en Málaga y Hospitalet de Llobregat.

La organización se dedicaba a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y al favorecimiento de la inmigración ilegal, según la Jefatura Superior de Policía. De hecho, la trama captaba a sus víctimas entre potenciales inmigrantes de los estratos sociales y económicos más bajos en Nigeria.

Publicidad

Una vez seleccionadas y reclutadas, antes de emprender el viaje y con el fin de doblegar por completo la voluntad, las mujeres eran sometidas a rituales de vudú, ‘yuyu’ o ‘magia negra’, prácticas supuestamente mágicas en las que se sacrifican animales y que se realizan a modo de pacto entre la organización y la víctima.

Entre los integrantes arrestados se encuentra la cabecilla de la organización, una mujer nacida en Nigeria hace 30 años que desempeñaba tanto el papel de captadora como el de explotadora. Así, aprovechaba sus frecuentes viajes al continente africano para captar a sus víctimas y posteriormente explotarlas sexualmente en España.

Dos denuncias anónimas iniciaron la investigación.

Publicidad

Deuda contraída

Según Policía, una vez en España, las víctimas eran informadas del total de la deuda contraída con la organización y sometidas al ejercicio coactivo de la prostitución hasta saldarla por completo, siendo obligadas a ejercerla durante interminables jornadas de trabajo en la vía pública.

Cuando llegaban a España, las víctimas se encontraban en una “situación de absoluta dependencia de los explotadores” al carecer de cualquier documentación válida, desconocer el idioma, la  cultura, la legislación y además de desconfiar de la policía. Todo esto unido al miedo a represalias por parte de los explotadores y a ser expulsadas a su país de origen, les impedía denunciar su situación.

Además, las víctimas eran vigiladas permanentemente por un controlador. Los 18 detenidos han sido acusados de delitos de trata de seres humanos, relativos a la prostitución y corrupción de menores, contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, y relativos a la prostitución y pertenencia a grupo criminal.

Publicidad

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.