Publicidad

El hombre fue sacando de su cuenta aportaciones periódicas de 2.200 a 7.000 euros

REGIONAL / 30 JUNIO 2017 / La Sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid celebra el próximo martes el juicio contra Manuel C. G. por un delito continuado de estafa y otro delito continuado de apropiación indebida por los que la Fiscalía solicita para él una pena de cinco años de prisión.

Según recoge el representante del Ministerio Público en su escrito provisional de calificación penal, el acusado es nieto de la mujer perjudicada, quien en el momento de los hechos contaba con 92 años de edad.

Publicidad

Hace aproximadamente diez años, y coincidiendo con el fallecimiento del segundo esposo de la mujer, el acusado decidió retomar la relación que había perdido con su abuela. Por ello, trasladó su residencia de Estados Unidos a España para, una vez aquí, y sirviéndose de una relación absolutamente fingida con su abuela, estafar a la anciana.

Así, el día 22 de abril de 2010, el acusado convenció a la perjudicada para que otorgará el testamento a su nombre. De esta manera, el acusado fue nombrado heredero universal y el abogado de éste, albacea y contador.

Apoderado de las cuentas

Además, y confiando en que el acusado realizara una buena gestión de su patrimonio, consiguió que le nombrara apoderado en todas sus cuentas bancarias. A partir de este momento, el acusado realizó un importante número de transferencias bancarias a su favor a una cuenta a su nombre, entre abril y julio de ese año. Primero, comenzó con importes de 1.000 euros para ir incrementando la cantidad poco a poco hasta llegar a un importe de 400.000 euros.

Publicidad

El 30 de julio de ese mismo año, y utilizando esa renovada relación familiar y afectiva, consiguió que la perjudicada otorgue, ante notario y en favor del acusado, un poder general para disponer de todo su patrimonio. El 3 de diciembre, también ante notario, el acusado constituye una sociedad limitada junto con su abuela.

Esa sociedad, cuyo objeto social es la administración y la gestión de bienes inmobiliarios, y todo el poder legal acumulado por el nieto con sus oscuros ardides, le permitió realizar un importante número de operaciones mercantiles y económicas destinadas en todo caso a su propio beneficio.

Como la cuenta de la sociedad, como consecuencia de las extracciones que el acusado realizaba periódicamente a su favor, registró un descenso notable en sus fondos, Manuel vendió una vivienda propiedad de la perjudicada en Villanueva de la Cañada, sin su conocimiento, por importe de 420.000 euros, que ingresa en la referida cuenta.

Publicidad

Nuevamente nutrida la cuenta corriente, el acusado continuó realizando extracciones periódicas de la misma que oscilaban entre los 2.200 euros y los 7.000 aproximadamente.

A fecha 31 de octubre de 2014, la cuenta arrojaba un saldo de 2.229 euros, sin que se haya acreditado ningún tipo de actividad ni rendimiento alguno de la sociedad que habían constituido abuela y nieto.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.