La Comunidad recomienda conocer todos los detalles de las condiciones de la contratación para no llevarse luego sorpresas inesperadas

REGIONAL / 29 JULIO 2019 / El Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid ha informado de los derechos que tienen los consumidores cuando contratan alojamientos turísticos durante las vacaciones.

Antes de reservar un alojamiento, la Comunidad de Madrid recomienda conocer los detalles de las condiciones de la contratación hecha y que se realice a través de una agencia de viajes para poder reclamar, en caso de incidencia, a la empresa y no al alojamiento.

En caso de reserva on-line, el Portal advierte de que se debe comprobar quién es el responsable de la página web donde se contrata la estancia, para cualquier incidencia o cancelación, y que no existe el derecho de desistimiento para los contratos con fecha o periodo de ejecución específico.

Una vez hecha la contratación, hay que guardar los justificantes de la oferta y de la reserva y el pago hechos por si son necesarios posteriormente para una reclamación. También son de utilidad las fotografías del lugar, antes y después de estar en el alojamiento, y del inventario de los muebles, si los hay.

Todos los establecimientos han de ofrecer una información clara en aspectos como el precio, las características del alojamiento o la categoría que tienen (los hoteles con estrellas, los apartamentos con una llave y los campings con un triángulo) porque la publicidad tiene un carácter vinculante en caso de incumplimiento de la empresa.

La estancia

Durante la estancia, los servicios básicos de los alojamientos de uso turístico que el consumidor debe tener son agua potable, energía eléctrica, calefacción, refrigeración y agua caliente.

En función del alojamiento, se cifran otros servicios como las ventanas o balcones para una ventilación directa al exterior y elementos para impedir la entrada de luz, como persianas o cortinas en los dormitorios de hoteles y casas rurales.

Si son apartamentos turísticos suelen ocupar la totalidad de un edificio o una parte independiente del mismo con acceso y escaleras de uso exclusivo además de tener, como mínimo, salón o comedor, habitación, cocina y baño.

Otros servicios que deben tener son un teléfono de atención permanente, recepción y consejería, mobiliario, ropa de cama, menaje de cocina o utensilios de cocina.

La factura emitida por la empresa o el alojamiento turístico debe informar al cliente de datos como el desglose de los días de los servicios prestados, el número de la habitación, las personas hospedadas, la fecha de entrada y salida o los servicios qué se incluyen en el precio como el internet, wifi, garaje, IVA y otras tasas o penalizaciones en caso de anulación.

Normativa

Según la normativa autonómica de la región, toda vivienda de uso turístico debe estar inscrita en el Registro de Empresas Turísticas y poseer el Certificado de idoneidad para la vivienda de uso turístico (CIVUT) donde debe figurar la firma del propietario de la vivienda.

Cuando el cliente se hospede en un camping, debe contar, entre otros, con teléfono en cabinas individuales y cajas fuertes para cada consumidor, el perímetro vallado y el cierre de protección, lavabos y duchas o tratamiento y evacuación de aguas residuales para el saneamiento del lugar.

El pago del alojamiento puede consistir en una tarifa por persona, por tienda de campaña o por vehículo, según el tipo de estancia.

Cuando un cliente quiera reclamar por los servicios prestados, el Portal ha puesto a disposición de los consumidores la hoja de reclamaciones que se debe presentar en la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid o a través de su sede electrónica.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *