Publicidad

El Partido Popular de Pinto ha cifrado en «más de un centenar» los puntos de vertidos ilegales localizados en el municipio, y ha anunciado que llevará a Pleno una moción solicitando soluciones de manera «urgente».

«En el término municipal ya hay más de 100 puntos de vertido de residuos», han señalado los ‘populares’, que han recordado que se trata de una situación «denunciada por colectivos (como Ecologistas en Acción) y por multitud de vecinos en las redes sociales, sin que el Gobierno Local haya realizado acción alguna para tratar de solucionarla».

Publicidad

El Grupo asegura que se deben tomar medidas «con carácter de urgencia» sobre algunos de estos puntos. Entre ello, cita el vertido situado «junto a la M-506, cerca del
Tanatorio»,
un punto -advierten- «en el que se acumulan decenas de toneladas de basura, incluyendo restos de uralita». Este material contiene amianto, con fibrocementos prohibidos y cuya retirada exige un plan de actuación especial por sus riesgos para la salud.

Al Pleno

Ante ello, el Grupo ha adelantado que pedirá en el próximo Pleno medidas. Junto a la «retirada de los vertidos ilegales del municipio», pedirán incluir en el Presupuesto municipal de 2022 una partida económica específica «para tal fin».

Además, han defendido la necesidad de «implementar un plan de vigilancia para evitar futuros vertidos», donde tenga especial importancia la Policía local.

En este punto, el PP ha cuestionado que el presupuesto municipal destinado a la limpieza de vertidos ilegales «sólo se ha ejecutado en un 30% del total de 150.000 euros».

Estudiarán implantar un plan de vigilancia especial (Foto: PP Pinto)

«Es decir -explican-, en Pinto no solo se acumulan los vertidos, sino que el Gobierno local se permite el lujo de perder créditos por valor de 110.000 euros». «Pinto -han concluido- se ha convertido en el vertedero de la Comunidad de Madrid, gracias a la inacción del equipo de Gobierno».

En este escenario, en 2020 el Gobierno local (PSOE, Podemos y Unidas Pinto) anunció que modificaría la ordenanza municipal de Medio Ambiente para endurecer las multas por vertidos ilegales y que éstas puedan alcanzar el millón de euros.

Se trata de una medida disuasoria para impedir que, como ocurrió en aquel momento, se produzcan vertidos como el de uralita con amianto en un paraje rural y a un kilómetro del casco urbano.

También ese año, el Pleno del Ayuntamiento aprobó la creación de una comisión de seguimiento sobre los vertidos de materiales con amianto en localidad, al tiempo que autorizó un incremento de la vigilancia sobre estas prácticas.

El Ejecutivo atribuyó estos vertidos a “la irresponsabilidad de personas y empresas”, y aseguró que, en todo caso, actuaba «con total rapidez en todos los casos que han surgido”.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.