Publicidad

El municipio de Pinto ha quedado adscrito a un programa de la Dirección General de Derecho de los Animales del Ministerio de Derechos Sociales para intentar controlar la población de cotorras argentinas y solucionar el problema de esta especie alóctona «desde una gestión ética y con rigor científico».

El Ministerio trabaja desde hace meses en la puesta en marcha, junto a varios Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, en un proyecto de control de población de cotorras y el estudio de su impacto real en las poblaciones urbanas de animales silvestres. 

Publicidad

Este proyecto incluirá un estudio de la población y de su «impacto social, así como en las superficies arboladas y verdes de la localidad y el impacto en la avifauna autóctona».

Publicidad

Este proyecto, una vez aprobados los Presupuestos generales del Estado para 2022, se pondrá en marcha en próximas fechas con la participación de al menos cinco municipios de grandes poblaciones en la Comunidad de Madrid, entre los cuáles se encuentra Pinto, que podrá ser ampliado con los municipios de todo el territorio nacional que se adhieran a dicho proyecto piloto. 

De este modo, los partidos integrantes del actual Gobierno del Ayuntamiento de Pinto, (PSOE, Podemos y Unidas Pinto) dan «cumplimiento a uno de sus compromisos suscritos en su pacto de Gobierno». 

Publicidad
Una zona interior del parque Municipal de Pinto.

De hecho, la finalidad de este proyecto es conocer «el impacto real, fuera de mitos, de estos animales en las poblaciones de animales silvestres urbanos» y establecer un mecanismo de control de la población de cotorras efectivo, ético y estable en el tiempo.

Financiación

El Proyecto será financiado íntegramente por la Dirección General de Derechos de los Animales y contará con el soporte y seguimiento necesario desde el área de Protección Animal del Ayuntamiento de Pinto. El borrador de la nueva Ley de Protección y Derechos de los Animales contempla la prohibición de comercio de animales que puedan suponer un impacto negativo en el medio ambiente, primer paso para controlar que diferentes tipos de especies puedan alterar los ecosistemas autóctonos. Esto supondrá el freno a la introducción de animales calificados como «invasores» y, así, poder controlar y trabajar para que se equilibren los ecosistemas de una forma ética y justa. 

«En los últimos años, la introducción de algunas especies alóctonas en la fauna urbana, especialmente en el caso de las aves exóticas, han dado lugar a un gran número de discrepancias y quejas que han tenido como consecuencia diferentes métodos de control y soluciones arbitrarias aplicadas por corporaciones municipales sin una base científica clara», explica Valle Martín, concejal de Protección Animal.

Publicidad

«En la misma línea en la que se están valorando opciones éticas en la gestión de otras poblaciones urbanas, el planteamiento de una gestión ética de cotorras argentinas carece de estudios completos de impacto poblacional, biodiversidad y efectividad», ha remarcado.

La realización de un estudio de impacto antes, durante y después de una aplicación de gestión ética de cotorras argentinas es, por tanto, «una herramienta imprescindible para la aplicación, de forma generalizada, de técnicas adecuadas de control».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.