Publicidad

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un cibercriminal dedicado a estafar a compañías de telefonía móvil suplantando identidades, ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

El detenido actuaba en Torrejón de Ardoz y zonas limítrofes del municipio, lugares donde recibía los terminales móviles de alta gama con un precio en el mercado superior a los 1.000 euros, para luego revenderlos a terceras personas. El perfil de las identidades suplantadas era variado, llegando incluso a suplantar la identidad de personas fallecidas.

Publicidad

La investigación policial se inició a finales de agosto 2021, cuando se detectó un volumen ingente de entregas de pedidos de terminales de telefonía móvil en Torrejón de Ardoz y sus alrededores que respondían al mismo patrón ilícito.

El detenido materializaba nuevas contrataciones o cambios de portabilidad de líneas telefónicas a nombre de terceras personas a las que les habría suplantado la identidad. No seguía un perfil concreto en la elección de estas identidades, llegando incluso en ocasiones a utilizar la de personas fallecidas para los trámites de la contratación.

Dichas contrataciones llevaban aparejadas en la mayoría de los casos la adquisición de terminales móviles de alta gama, cuyo precio en el mercado superaría los 1.000 euros, y eran obtenidos en modalidad de pago aplazado. Tanto los terminales como las líneas quedaban finalmente impagados al no existir las cuentas bancarias aportadas por el autor.

Modus operandi

El detenido falsificaba, empleando herramientas de edición de imágenes, toda la documentación necesaria para formalizar los contratos fraudulentos que le habilitaban para adquirir los terminales, localizándose en los registros Documentos Nacionales de Identidad, extractos de cuentas bancarias y documentos de la Agencia Tributaria falsos.

Los investigadores pudieron comprobar que el presunto autor era pleno conocedor del funcionamiento de las compañías de teléfono móvil, realizando las contrataciones a través de canales telemáticos, llamadas telefónicas o Internet.

El detenido indicaba como direcciones de entrega sitios despoblados o lugares donde era imposible que se entregasen los pedidos, obligando así a los repartidores de los mismos a ponerse en contacto con él para solicitarle un nuevo punto de entrega, llegando en ocasiones utilizar varias localizaciones para un mismo envío.

A la hora de realizar la entrega de cualquier pedido, el repartidor tendría que comprobar la identidad del destinatario, no realizando dicha entrega en caso de no poder contrastarla.

Sin embargo, como esta práctica no es habitual, el detenido ha recibido paquetes cuyos datos de destinatario se corresponden con 13 identidades distintas.

Publicidad
Publicidad

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.