Asociaciones vecinales acusan a la Comunidad de “mercadear” con los derechos de los 7 niños de Prado Overa

El Proyecto de Defensor del Menor insta a consejería de Educación a que reponga el transporte escolar con 5 paradas

LEGANÉS/ 24 NOVIEMBRE 2014/ Las asociaciones vecinales, sindicatos y colectivos sociales integrados en la Comisión Ciudadana del Proyecto del Defensor del Menor han acusado a la consejería de Educación de la Comunidad de Madrid de “mercadear” con los derechos de los siete menores de Prado Overa por el contencioso que mantienen a raíz de la supresión de la ruta de bus escolar que desplazaba a los pequeños al colegio ‘Carmen Conde’, en el casco urbano.

La Comisión ha considerado que el hecho de que se haya reducido el número de paradas en el barrio de cinco a dos (lo que obliga a madres y niños de 4 a 10 años a transitar por descampados y un polígono con denso tráfico de vehículos pesados) supone “un cierto mercadeo con los derechos de la infancia” al hacer primar la “optimización de recursos”.

Por ello, ha reclamado a la Dirección Territorial Madrid Sur de Educación que reponga las paradas que había en un principio. “La solución está en lo que ya existía hace unos años cuando la ruta entraba en el barrio y realizaba hasta cinco paradas. Por tanto -han agregado-, son ustedes mismos, señores de la Administración educativa, quienes han creado el conflicto y es su obligación solventarlo, poniendo en el centro de su atención y en sus prioridades las necesidades, el bienestar y los derechos de la infancia”.

Un derecho sin parcelas

Tras ello, los colectivos que integran el proyecto del Defensor del Menor han recordado que “el acceso a los derechos universales no se parcela ni se reparte por barrios”.

“Creemos -han agregado al respecto- que los niños y las niñas de Prado Overa no sólo tienen derecho a una plaza escolar, sino que también tienen derecho a que les facilitemos el acceso a la escuela  en  igualdad de condiciones”. 

Por último, han considerado que “no es normal que se les haga caminar a algunos de ellos, con edades comprendidas entre los 4 y 10 años, hasta 30 minutos por un camino embarrado para llegar a la parada de su ruta escolar”.

Corresponsal / David G. Castillejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.