Publicidad

Los enfermos de Hepatitis C encerrados en el  12 de Octubre trasladan su protesta al Severo  Ochoa

Modesto está encerrado junto a algunos enfermos en el Hospital Severo Ochoa de Leganés y nos cuenta, con este relato, la situación real de los enfermos. En la Comunidad de Madrid la Hepatitis C afecta a dos de cada 100 personas, es decir, alrededor de 96.131. En Leganés esta cifra podría ser de 900. La  inmensa mayoría de estos enfermos no lo saben, no está diagnosticados. El 20 de diciembre moría una vecina de Leganés por esta enfermedad.

LEGANÉS / 14 MARZO 2015 / Algunos de los enfermos, aquí en Leganés, llevan más de nueve meses  esperando que les suministren de una vez por todas la medicina que les podía  curar, a pesar de lo avanzado de la enfermedad y de la prescripción que obra en su poder. Ocho de estos pacientes necesitan el tratamiento con carácter de urgencia.

Publicidad

La Plataforma de afectados por Hepatitis C que mantiene un encierro en el  hospital 12 de Octubre desde hace más dos meses ha traslado su protesta, a  partir de la semana pasada, al Severo Ochoa de Leganés con el fin de exigir al  gerente de este hospital que se les suministre de forma inmediata a ocho de  sus pacientes, en situación de extrema gravedad, el tratamiento de nueva  generación que puede salvar sus vidas. 

El sábado 20 de diciembre pasado, fallecía en este hospital María  Teresa Casas, de 65 años de edad, vecina de Leganés y enferma de hepatitis C. La muerte de María Teresa se podía haber evitado si se le hubieran suministrado los nuevos medicamentos tal como se lo habían recetado sus  hepatólogos unos meses antes. Cerca de un centenar de enfermos de Hepatitis  c son vecinos de Leganés, la mayoría de ellos son atendidos de forma  encomiable por los dos hepatólogos con que cuenta el hospital Severo Ochoa. 

Sesenta de estos pacientes según el criterio de los hepatólogos habría que suministrarles, ya, la mencionada medicación.  La semana pasada el hospital comenzó a prescribir alguno de estos  medicamentos a los enfermos con un  alto grado de cirrosis. La prescripción no significa que el medicamento lo vayan a recibir de forma automática como sería  lo más normal del mundo, tal como había ocurrido hasta ahora en la Sanidad Pública española. Cuando un médico te prescribía un medicamento, sin más  ibas a la farmacia y te lo suministraban. Eso ya no ocurre con los enfermos de  Hepatitis C. Algunos de estos enfermos, aquí en Leganés, llevan más de nueve  meses esperando que les suministren de una vez por todas la medicina que les podía curar, a pesar de lo avanzado de la enfermedad y de la prescripción que obra en su poder. Existe una comisión administrativa en la Comunidad de Madrid que es quien decide a quién hay que curar y a quien no, aplicando unos inciertos criterios bioéticos basado en la hipotética carestía de estos tratamientos al margen del gerente y de los hepatólogos. El precio de este medicamento en el mercado libre ronda los 45.000 euros, pero el Colegio Oficial de Médicos de España, en un comunicado hecho público el pasado 19 de enero de este año, afirma que “el coste real de producción de los fármacos antivirales orales-los que pueden curar la Hepatitis C- puede oscilar entre los 50 y 100 euros por paciente”.

Publicidad

En nuestro país, según el ministerio de Sanidad hay en la actualidad 95.524 pacientes diagnosticados de hepatitis C. De ellos, 51.964 tienen una fibrosis hepática significativa, es decir, están entre los grados F2 (nivel moderado de cicatrices en el hígado producto de la inflamación) y F4 (cirrosis), que es el último grado. En la Comunidad de Madrid esta enfermedad afecta a 2 personas de cada 100, es decir, alrededor de 96.131. En Leganés esta cifra podría alcanzar a cerca de 900. LA inmensa mayoría de estos enfermos no lo saben, no están diagnosticados. 

El Presidente del Gobierno, el pasado domingo 10 de enero, a raíz de la  marcha multitudinaria de los enfermos de Hepatitis C hasta el palacio de la  Moncloa declaraba: “Ni un solo ciudadano español al que un médico le prescriba un medicamento se quedará sin ese medicamento”. Bueno, pues la promesa de Mariano Rajoy aquí en Leganés, hoy por hoy, no se cumple y la  Plataforma de afectados exigen, están en su derecho, que el tratamiento sea  para todos. Los derechos por los que lucha este colectivo es el derecho a la  vida y a la salud.

Modesto González (Encerrado en el Severo Ochoa de Leganés)

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.