Publicidad

Algunos ejemplos de su utilidad es en pacientes con obesidad mórbida y en localizaciones anatómicas como el hiato esofágico, el recto bajo o los hilios vasculares

GETAFE/ 14 NOVIEMBRE 2016/ El Área Quirúrgica del Hospital Universitario de Getafe ha incorporado la tecnología 3D (imágenes en tres dimensiones) para la realización de cirugía laparoscópica avanzada, lo que aporta una mayor rapidez, calidad y precisión.

La cirugía laparoscópica se realiza usando endoscopios quirúrgicos (videolaparoscopios) que se introducen en el cuerpo mediante pequeñas incisiones en el abdomen que permiten al cirujano ver el interior de la cavidad abdominal en una pantalla, al tiempo que realiza la intervención quirúrgica.

Esta técnica es cada vez más utilizada ya que, al ser menos invasiva, facilita una mejor recuperación de los pacientes, así que con la nueva tecnología con imágenes 3D se obtiene una percepción de la profundidad de los tejidos y una gran visión espacial, que anteriormente no era posible en la tradicional imagen 2D.

Mayor Cercanía

La gran facilidad con la que se puede percibir la orientación de la aguja en la sutura permite una mejor precisión y gracias a los sensores de alta resolución ubicados en la punta del videolaparoscopio se puede observar con más cercanía los detalles de los órganos y tejidos, ya que la imagen aumenta incluso hasta dos veces.

Todas estas características ayudan a acortar la curva de aprendizaje de los cirujanos en este tipo de técnicas de laparoscopia y se transforma con ello la vista de imagen plana de la cirugía laparoscópica convencional en una imagen tridimensional donde las estructuras se resaltan unas sobre otras, de modo que mejora notablemente la imagen, otorgándole mayor realidad y facilidad en la interpretación de los hallazgos y realización de las técnicas.

Las imágenes obtenidas por el nuevo sistema 3D son visionadas por los cirujanos en varios monitores a la vez a través de gafas especiales que transforman el plano anatómico en tridimensional.

Gestos quirúrgicos

De este modo, tanto el cirujano como los ayudantes e instrumentistas pueden ser partícipes de todos los gestos quirúrgicos, facilitándose la coordinación y mostrándose además a otros profesionales en formación que pueden estar presentes en el quirófano.

Su máxima aplicación es en cirugías de órganos profundos, en localizaciones difíciles y en pacientes con gran obesidad, pues la grasa tisular dificulta la disección anatómica correcta.

Algunos ejemplos de su utilidad es en pacientes con obesidad mórbida y en localizaciones anatómicas como el hiato esofágico, el recto bajo o los hilios vasculares, ya que con el 3D se reducen los tiempos de la intervención quirúrgica, disminuyen los riesgos por su especial dificultad y se mejora la exactitud y precisión de gestos quirúrgicos como suturas intestinales o anastomosis digestivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.