Publicidad

Dos vecinos de la localidad fueron distinguidos el pasado sábado por haber realizado algún acto especial en beneficio de la comunidad. Flory Deliu y Miguel Garrudo Martín recibieron el reconocimiento del Ayuntamiento de Collado Villalba durante el ‘Memorial Antonio Molina, por la vida de un villalbino’, un acto que rindió homenaje al Guardia Civil asesinado por la banda terrorista ETA el 17 de diciembre de 2002.

El Consistorio galardona así a todas aquellas personas que han realizado alguna acción especial en beneficio de la sociedad, héroes anónimos a los que se les rinde tributo y un reconocimiento en representación del todo el pueblo villalbino.

Publicidad

Deliu realizó una reanimación cardiopulmonar a un cliente que sufrió un infarto en un supermercado de la localidad. Garrudo, por su parte, evitó que un viandante sufriera un atropello en la A-6. El Ayuntamiento de Collado Villalba viene otorgando estos premios desde 2018.

Miembros de la Corporación municipal durante el Memorial Antonio Molina, en Collado Villalba

La alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas, que presidió el acto, destacó que “Antonio Molina se ha convertido en un símbolo para nuestra sociedad. Es una obligación moral y política recordar lo que se vivió aquella tarde de diciembre de 2002. Un joven de nuestra localidad, muy activo, lleno de vida, con muchas motivaciones, sueños y proyectos por cumplir. Su compromiso por su trabajo, por España y nuestra democracia le costó la vida, como a tantas víctimas del terrorismo”.

El acto contó con familiares y amigos de Antonio Molina, además de miembros de la Corporación municipal y representantes de la vida social y política de la comarca.

Publicidad
Publicidad

Homenaje al Guardia Civil asesinado

Antonio Molina tenía 27 años cuando fue asesinado por ETA en Collado Villalba. El 17 de diciembre de 2002, Molina y su compañero, Juan Aguilar, detuvieron un vehículo que circulaba por la A-6 y que había despertado sus sospechas. Molina bajó del coche patrulla, se acercó al vehículo para identificar a los ocupantes y uno de ellos abrió fuego contra él. Tres tiros a bocajarro causaron la muerte al guardia civil.

Del tiroteo posterior en el que se enzarzaron Aguilar y los terroristas resultó herido el guardia civil, incapacitándole de por vida para ejercer su trabajo, según explican en Covite, Colectivo de Víctimas del Terrorismo. La actuación de Molina y Aguilar evitó que los explosivos que portaban los dos terroristas en el coche llegasen a Madrid aquel día, frustrando, así, los atentados que iba a cometer la banda terrorista ETA durante las navidades de 2002.

Placa de homenaje a Antonio Molina, Guardia Civil asesinado por ETA en 2002

Junto al acto anual de homenaje, en Collado Villalba se recuerda a Antonio Molina con la glorieta que lleva su nombre junto al Cuartel de la Guardia Civil en el que prestaba sus servicios y residía, o el pequeño monumento levantado en su honor en el lugar donde fue asesinado en la Autopista A-6. Desde 2002 Collado Villalba ha venido reconociendo con honores y distinciones a Antonio Molina, como la de ‘Hijo Adoptivo de la Ciudad’’ o ‘Medalla de la Ciudad’.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.