Publicidad

La Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM) llevará a los tribunales la modificación de la Ley de Transportes de la Comunidad de Madrid que permite que los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC) sigan operando en octubre y que ha sido aprobada este jueves en la Asamblea de Madrid con los votos a favor del PP, la abstención de Vox y el ‘no’ de la izquierda.

El presidente de la FPTM, Julio Sanz, ha acusado al Ejecutivo regional de haber «vendido» al sector del taxi en favor de «tres multinacionales», según recoge la organización en un comunicado.

Publicidad

«Lo que ha ocurrido hoy en la Asamblea de Madrid no es más que el atropello definitivo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso a un sector que ofrece un servicio público y del que dependen 25.000 familias de autónomos y trabajadores que ha abandonado a su suerte para favorecer a corporaciones con las que tienen mayor interés», ha subrayado Sanz.

Asimismo, ha cargado contra el «paripé» de Vox que los días previos había deslizado que podrían oponerse a la misma pero que al final solo ha sido una forma de «reclamar atención mediática».

«Lamentamos las desagradables declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid al decir que la única alternativa al transporte urbano son las VTC o los burros y esperamos que rectifique de forma pública por estos insultos al colectivo«, ha concluido la FPTM.

Este miércoles y jueves se han movilizado tanto frente a la Real Casa de Correos como ante la Asamblea de Madrid para mostrar su rechazo a esta normativa, que entienden que es un «traje a medida» para los VTC.

Varios diputados de la Asamblea de Madrid aplauden a miembros del sector del taxi en el pleno de la Asamblea de Madrid – EP

Esta modificación responde al conocido como ‘Decreto Ábalos’, que marca que en el mes de octubre de 2022 las autonomías deberán haber regulado ya al sector de los VTC y que en caso contrario no podrán llevar a cabo su actividad.

PP saca adelante gracias a Vox la ley que permite que las VTC sigan operando en octubre

La Asamblea de Madrid ha aprobado este jueves, con los votos a favor del PP y la abstención de Vox, el Proyecto de Ley por el que se modifica la Ley 20/1998 de Ordenación y Coordinación de los Transportes Urbanos de la Comunidad, que permite que las VTC sigan operando en octubre.

Dicha normativa, que ha contado con la oposición de la izquierda, busca que las VTC puedan seguir operando llegado este mes, sin acceder a las condiciones reservadas en exclusiva al taxi, como la recogida en la calle o las paradas específicas, tras la finalización de los periodos temporales previstos en el Real Decreto Ley 13/2018″.

Con esta modificación, se creará una nueva autorización para la actividad de arrendamiento de coches con conductor y se modifica el nombre del capítulo III de la Ley que pasa a denominarse Transporte de viajeros en vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor.

Del mismo modo, regulará la circulación en automóviles de turismo y la actividad de alquiler con dos nuevos artículos, a través de los cuales se fija que se podrá denegar una nueva licencia cuando se supere el porcentaje 1/30 entre las autorizaciones para esta modalidad, y las otorgadas para autotaxis, y se remite a desarrollo reglamentario el establecimiento de determinados requisitos y condiciones necesarios para la prestación de este servicio.

Por otro lado, se modifica artículo 16.1, que determina la no aplicación de las disposiciones sancionadoras en materia de alquiler de vehículos con conductor introducidas por la Ley 13/2021, por la que se modificó la Ley 16/1987.

Esta iniciativa ha sido debatida por tramitación directa y lectura única, gracias a la abstención de Vox y el voto a favor del PP, lo que ha provocado los abucheos y gritos de los taxistas que se encontraban en la tribuna de invitados. Estos han sido expulsados por la presidenta de la Asamblea, María Eugenia Carballedo, y han ido manifestarse a las puertas del Cámara regional.

«Confusión deliberada»

En el debate parlamentario, el consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, ha sostenido que esta es una cuestión que está «rodeada de bastante confusión deliberada» y que no aporta nada a los sectores afectados, a los que la izquierda con tal de buscar un provecho político se arrima cuando le interesa».

De lo que se trata ahora únicamente, según Pérez, es de que las VTC puedan seguir ejerciendo porque «todo lo demás (lo que tiene que ver con la regulación detallada de la actividad de las VTC y el desarrollo del taxi) se abordará en los correspondientes reglamentos».

«Hemos hecho todo lo posible por adaptar una realidad que existe en todo el mundo, las VTC, con un sector al que respetamos, al que queremos y valoramos. Estamos al lado del taxi no me cansaré de repetirlo», ha declarado, al tiempo que ha asegurado que quieren trabajar con el sector «para buscar soluciones que sirvan para afrontar el futuro en condiciones de fortaleza» y para que las VTC no tengan «una sola ventaja» que no tengas estos.

Críticas de la izquierda

Por su parte, el diputado de Unidas Podemos Agustín Moreno ha considerado que esta modificación es un «atropello» y un «ataque a lo público» que lo que busca es «legitimar la ley de la selva en el sector» . Además, ha criticado que quieran limitar «la competencia desleal con el que funcionan las VTC» y que se «atente» contra el sector del taxi.

El parlamentario del PSOE Gonzalo Pastor ha señalado que en el PP han tenido «cuatro años para legislar», desde la aprobación del decreto a nivel nacional, pero considera han querido llegar a este momento así. «El Gobierno de España ya fijó el marco de la regulación pero ustedes como Gobierno autonómico no han hecho nada (…) Son unos absolutos irresponsables», ha espetado.

La diputada de Más Madrid María Acín ha puesto el foco en que el Ejecutivo madrileño están poniendo «en peligro» a las familias del sector del taxi y «arruinando» al sector. A su parecer, no han tenido «ningún interés ni en regular ni en conversar sobre todo» pero sí en «hacer un traje a medida a las grandes corporaciones» que acuden a la región «a lucrarse».

El parlamentario de Vox Javier Pérez ha sostenido que esta propuesta es «una chapuza» que el PP ha llevado a la Asamblea «por la puerta de atrás» pero desde su formación han querido destinar sus esfuerzos «a garantizar que ambos sectores puedan existir en igualdad de condiciones». «La izquierda ha venido a decir solo taxi y hemos sido Vox quienes hemos dicho taxi y VTC», ha reivindicado, al tiempo que ha asegurado que han llegado a un acuerdo con el Gobierno para que ambos sectores «sean generadores de riqueza y empleo».

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.