La asociación Ecologistas en Acción ha alertado que la «avalancha de proyectos fotovoltaicos» en la zona sur de la Comunidad de Madrid está provocando «la especulación y el sobredimensionamiento» de este sector de las energías renovables, lo que «está llevando al rechazo de estos proyectos».

Desde el colectivo insisten en que la Comunidad de Madrid es «un sumidero de energía, apenas produce el 3,3 % de la energía que consume», por lo que, en un contexto de «emergencia climática» como el actual, «debería valorarse positivamente la implantación de proyectos de generación de energía renovable en la región».

«Sin embargo, el sobredimensionamiento y el proceso especulativo en que ha caído el sector está llevando al rechazo de estos proyectos«, aseguran, subrayando que ayuntamientos del sureste, ciudadanía y colectivos ecologistas se están organizando para alegar contra estos proyectos que invaden zonas naturales de alto valor natural, paisajístico y agrícola.

Desde la asociación explican que desde junio pasado no cesa la tramitación de nuevas autorizaciones administrativas previas y declaraciones de impacto ambiental de proyectos de plantas fotovoltaicas y sus infraestructuras de evacuación (líneas eléctricas y subestaciones).

«Hasta la fecha se han identificado 42 proyectos, 21 de ellos corresponden a instalaciones que se desarrollan en su totalidad en suelo madrileño, tanto las plantas solares fotovoltaicas como las infraestructuras de evacuación», detallan en un comunicado.

Los otros 21 son proyectos compartidos entre Madrid y Castilla La Mancha, en los que las plantas solares se localizan en las provincias de Guadalajara y Toledo y las infraestructuras de evacuación están en Madrid.

Las plantas solares de los proyectos que se sitúan en su totalidad en la Comunidad de Madrid, ocupan una superficie de 7.613,98 hectáreas, equivalente a la de los municipios de Boadilla del Monte y Alcorcón juntos y están distribuidos en dos zonas.

Localización de las plantas

Una de ellas es la alcarria, entre los ríos Henares y Tajo, viéndose afectados los suelos agrícolas, especialmente de los municipios del valle del Tajuña (con impacto directo sobre colonias de anfibios y zonas de nidificación de rapaces) y otros como Santorcaz (que ve afectada casi el 40% de su superficie), Torres de la Alameda, Villmanrique de Tajo, Colmenar de Oreja, Pozuelo del Rey y Valverde de Alcalá, etc.

La segunda localización que más proyectos alberga es la sagra, zona colindante con la provincia de Toledo. Los municipios más afectados son Griñón, Humanes de Madrid, Torrejón de Velasco y Torrejón de la Calzada y más al norte, Pinto y Getafe.

En esta zona se localizan enclaves de alto valor natural como la IBA Torrejón de Velasco-Secanos de Valdemoro que alberga importantes poblaciones de aves esteparias (avutarda, sisón, cernícalo primilla, etc) o el Parque Regional del Sureste, sobre el que se localiza uno de las últimos proyectos presentados, la planta solar La Aldehuela.

En cuanto a la potencia solo de los 21 proyectos que se desarrollan íntegramente en suelo madrileño, asciende a 3.839 megavatios (Mw). «Para entender la sobredimensión de esta cifra hay que tener en cuenta que la subasta de energía renovable convocada por Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en diciembre de 2020 fue de 3.000 Mw para tecnología fotovoltaica y eólica y para todo el Estado», añaden.

La próxima subasta prevista para el 19 de octubre pondrá en juego 3.300 Mw, de los cuales 700 serán para tecnología fotovoltaica. Es decir solo las solicitudes de nuevos proyectos fotovoltaicos, presentados en la Comunidad de Madrid equivale a la totalidad de la potencia subastada para todo el Estado para todas las tecnologías renovables. Ante estas cifras, es evidente que estamos ante una avalancha especulativa del sector de las renovables.

«No está siendo fácil reaccionar a esta avalancha de proyectos. Parte de los periodos de información pública se han habilitado en verano y, actualmente, se solapan plazos«, insisten desde Ecologistas en Acción.

Por ello, desde este colectivo han solicitado reducir consumos, planificar el desarrollo de estos proyectos para que no se concentren en las mismas zonas, priorizar el autoconsumo, las comunidades energéticas y las plantas de pequeñas dimensiones y potencia para poner freno a la especulación actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.