La mujer de 34 años, embarazada y a pocos días de dar a luz, que fue asesinada el 29 de diciembre pasado en la localidad toledana de Escalona a manos de su expareja ya había denunciado por violencia machista en 2009, cuando tenía 21 años, al presunto asesino, un hombre de 52 años, cuando ambos residían en Móstoles. 

María Elena llevaba unos cinco años viviendo en una urbanización de Escalona, a donde llegó tras romper su relación con su expareja, con el que tenía dos hijos (de 13 y 14 años), y donde vivía con su nueva pareja, padre del bebé que esperaba.

A pesar de su denuncia, el Juzgado número 1 de Móstoles canceló la orden de protección y las medidas cautelares, por lo que en estos momentos estaban inactivas, sin que hubiera de por medio ninguna medida de protección al haberse archivado la causa, según ha explicado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca.

Tierraseca ha lamentado que «muchas veces» las víctimas no ratifican su denuncia y no se adoptan todas las medidas de protección, que es la principal hipótesis que se baraja en el caso de María Elena.

Un furgón de la Guardia Civil (Foto: EP)

Asesinada en Escalona

María Elena fue asesinada en la casa donde vivía la víctima con sus hijos (de 13 y 14 años) y con su actual pareja, el mismo lugar donde fue detenido el presunto asesino por una patrulla de la Guardia Civil de Torrijos, que fueron los primeros en llegar al lugar. Los hijos fueron quienes llamaron al servicio de emergencias 112.

La mujer falleció allí mismo y el bebé que esperaba murió de camino al centro de salud de Torrijos, en la ambulancia, después de tratar de efectuar una cesárea de urgencia.

El Ayuntamiento de Escalona ha decretado un día de luto y ha habido una concentración de repulsa a mediodía, y también en otros lugares de Castilla-La Mancha como Toledo y Ciudad Real.

El alcalde de Escalona y presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, ha lamentado este «hecho deleznable, horroroso, una barbarie», mientras que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha subrayado que es «de una crueldad y una cobardía exagerada» y el presidente regional del PP, Paco Núñez, se ha referido al «terrible e incomprensible» asesinato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.