Publicidad

El centro ha estado funcionando con un generador de emergencia desde el 17 de febrero pasado

MÓSTOLES/ 28 FEBRERO 2020/ El CEIP Maruja Mallo de Móstoles, que fue inaugurado el curso pasado en el barrio del PAU-4, ha recuperado el suministro eléctrico después de que la compañía eléctrica decidiera el 17 de febrero pasado cortar la luz de obra, con la que aún estaba funcionando el centro educativo.

Publicidad

Fuentes municipales han señalado a Noticias para Municipios que desde este viernes el centro educativo ya cuenta con el suministro eléctrico definitivo, después de haber funcionado durante los diez últimos días con un generador de emergencia para poder mantener la luz, la calefacción o los servicios más básicos.

Publicidad

Desde el PP denunciaron el martes pasado que la Comunidad de Madrid “había advertido en diversas ocasiones al Ayuntamiento de que este centro educativo estaba funcionando aún con luz de obra”, por lo que, “tras meses sin llevar a cabo las gestiones necesarias, Iberdrola procedió el día 17 de febrero a cortar la luz de obra”.

Algo que negaron desde el Ayuntamiento, que insistían en que la solicitud de suministro eléctrico definitivo ya se había llevado a cabo pero que, por razones que “desconocen”, Iberdrola decidió dar de baja la luz unilateralmente “sin ningún aviso al Ayuntamiento”, una incidencia que ya está resuelta.

De hecho, el pasado 13 de febrero se recibió por el registro general una carta de la empresa en la que se informaba de que en la fecha referida (4/02/2020) se había realizado la apertura definitiva de su solicitud de suministro y que se procedería al análisis, dando un plazo estimado.

Publicidad
El exconsejero de Educación en una visita a las obras del Colegio Maruja Mallo, que fue inaugurado el curso pasado

Suministro definitivo

Tras comunicar esta solicitud, desde el Ayuntamiento explican que la compañía eléctrica les informó que este mismo viernes se daría el alta definitiva del contador eléctrico, como así ha ocurrido, terminando de esta manera con el suministro de emergencia con el que ha estado funcionando el colegio los últimos días.

Un suministro de emergencia que originaba situaciones como “no poder lavar la vajilla usada en el comedor escolar”, por lo que se han estado utilizando platos y vasos de plástico para servir a los niños, aunque a pesar del malestar y lógica preocupación de las familias, los escolares han estado “bien atendidos”.

También había provocado, según denunciaban desde el PP, molestias a los vecinos de los inmuebles anexos al colegio, que se quejaban de los ruidos provocados por el generador de luz que de forma provisional se vio obligado a utilizar el colegio.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.