Agentes de la Guardia Civil han logrado esclarecer un delito continuado de estafa a una anciana, a través del uso de su tarjeta bancaria, y la detención de las dos autoras de los hechos, que residían en la localidad madrileña de Móstoles.

Con la numeración de la tarjeta de la anciana, las detenidas llegaron a realizar hasta 51 transacciones de compra a través de Internet por valor de 3.467 euros, según ha informado este miércoles la Comandancia de Madrid en una nota de prensa.

La investigación se inició en el mes de febrero, tras recibir los guardias civiles una denuncia interpuesta en la Comisaría de Policía Nacional de Tetuán en la que una ciudadana manifestó que a su madre, interna en una residencia de mayores, le estaban realizando numerosos cargos en su cuenta bancaria, procedentes de compras realizadas a través de páginas de Internet.

Agentes del Equipo @ de la Compañía de Alcalá de Henares y al Área de Investigación del Puesto Principal de Rivas Vaciamadrid procedieron a comprobar los hechos, constatando como desde el pasado mes de diciembre se habían realizado 51 transacciones de compras a través de diferentes páginas de Internet relativas a establecimientos de moda, páginas web de apuestas y de distribuidoras de artículos de belleza.

Tras analizar todos los cargos, estos ascendían a un total de 3.467 euros, habiéndose abonado todos ellos a través de la numeración de la tarjeta bancaria de la anciana, sin que esta tuviera conocimiento de ello.

El avance de la investigación permitió identificar a las titulares de las diferentes compras, tratándose de dos mujeres de origen peruano, coincidiendo además que una de ellas es trabajadora de la residencia donde vive la anciana, y que aprovechándose de la vulnerabilidad, avanzada edad y confianza de la perjudicada, copió los datos de su tarjeta.

Por todo ello el pasado día 6 de abril los agentes detuvieron a las dos autoras, siendo dos mujeres de origen peruano de 46 y 20 años de edad vecinas de Móstoles y a quienes por estos hechos se les imputa un delito continuado de estafa.

Varios agentes de Guardia Civil en una intervención (Foto: EP)

Vecinas de Móstoles

Una de las mujeres, trabajadora de la residencia donde vive la anciana, se habría aprovechado de la anciana para conseguir los datos de la tarjeta, realizando posteriormente las compras a través de Internet.

Desde la Guardia Civil han alertado del aumento de este tipo de estafas, donde los estafadores estudian a sus víctimas, y buscan a las que pueden ser más vulnerables. Antes, las víctimas favoritas de los timadores solían ser los turistas, pero en la actualidad estos casos suelen darse en la gente mayor, principalmente.

Asimismo, la Guardia Civil incide en la importancia que tiene el denunciar la estafa, para así quedar constancia y que el timador no quede impune. Sin embargo, reconocen que «muchos sienten vergüenza por haber sido engañados y no solo no denuncian, sino que no le cuentan a nadie lo sucedido».

Y «en relación a las estafas por internet, algunas personas mayores tienen problemas para recordar detalles sobre los ataques, o no disponen de suficientes conocimientos para explicar la naturaleza técnica de los mismos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.