Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad madrileña de Móstoles a un varón que presuntamente agredió sexualmente a diez mujeres tras concertar citas en aplicaciones de contactos, por lo que se le acusa de, al menos, diez delitos contra la libertad sexual.

El detenido establecía una relación de confianza con sus víctimas a través de aplicaciones de contactos para, posteriormente, concertar con ellas una cita en la que marcaba unas determinadas condiciones para «mantener un contacto sensorial donde incrementar los sentidos y dejarse llevar».

Una vez se establecía la cita, que debía ser «en un lugar de confianza con todo completamente a oscuras», abusaba sexualmente de sus víctimas, llegando a agredirlas en alguna ocasión e incluso robarles sus objetos personales, según ha señalado la Jefatura Superior de Policía de Madrid en una nota.

La investigación se inició en febrero pasado, cuando una de las víctimas denunció que un hombre contactó con ella a través de una conocida red de contactos y, tras entablar conversación, le ofreció concertar una cita «imponiendo unas condiciones». Una vez en el domicilio, y «ocultando en todo momento su rostro, le agredió sexualmente en dos ocasiones», según denunció la mujer a los agentes.

En el marco de la investigación, los policías pusieron especial atención en las condiciones que imponía a la hora de quedar con la víctima: mantener un contacto en un sitio de confianza totalmente a oscuras para, según manifestaba, «mantener un contacto sensorial, donde incrementar los sentidos y dejarse llevar» y finalmente verse las caras, hecho que nunca ocurría.

Un detenido en la Comisaría de Móstoles/ Archivo Policía Nacional

Más víctimas

Los agentes sopesaron que podría no tratarse de un hecho aislado por lo que tras una minuciosa investigación consiguieron localizar a otras dos víctimas las cuales no habían denunciado los hechos.

En estos casos, el arrestado mantenía las mismas exigencias y les comunicaba frases idénticas para ganarse su confianza, además de que posteriormente bloqueaba sus números de teléfono para que no pudieran contactar con él ni identificarle.

La identificación del presunto autor de los hechos presentaba una gran dificultad, ya que los domicilios que había aportado en diversas circunstancias eran falsos, además de que ninguna de las víctimas llegó a ver el rostro del agresor y en algunas ocasiones les fueron sustraídos efectos y dinero.

Finalmente, se estableció un dispositivo policial hasta conseguir su localización y detención en el municipio madrileño de Móstoles. Al arrestado se le intervinieron dos terminales de telefonía móvil que portaba cuyos datos fueron analizados, averiguando que tenía más de 400 perfiles de mujeres bloqueados.

Los agentes se pusieron en contacto con todos y cada uno de ellos localizando a siete mujeres cuya intención era interponer denuncia por haber sido víctimas de diversos delitos contra la libertad sexual por parte del investigado.

La investigación continúa abierta ya que los investigadores no descartan que pudieran existir más víctimas que hasta el momento no han presentado denuncia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.