Publicidad

Ecologistas en Acción del Sureste ha denunciado la aparición de nuevos vertidos incontrolados de escombros en el entorno del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama, tras el derribo de las primeras casas del asentamiento ilegal de Las Sabinas, situado entre los municipios de Móstoles y Arroyomolinos.

«Telesacos de escombros, ropa, basura, vehículos desgüazados y hasta restos de tubos de fibrocemento se acumulan en los solares que dejaron las viviendas ilegales ya derribadas«, han señalado desde el colectivo ecologista, que pide que «se apruebe ya el convenio de realojo que permita la recuperación total de la zona».

Publicidad

El portavoz de Ecologistas en Acción del Sureste, Raúl Navarrete, ha insistido en un comunicado que esta acumulación de escombros «incumple la legislación de residuos y, especialmente, la de residuos potencialmente peligrosos, que obliga a que acaben en un punto limpio y tratados por gestores autorizados».

«Todo esto, al lado mismo de las viviendas de familias con niños, que no fueron realojadas en el anterior convenio«, ha añadido Navarrete, quien recuerda que «casi dos docenas de familias aún viven en Las Sabinas», ya que «están a la espera de un realojo que no llega».

Asentamiento ilegal de Las Sabinas

Realojo de familias

Según Ecologistas en Acción, el convenio firmado entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Móstoles, sobre un censo de 2008, «está completamente ejecutado y las familias realojadas», pero sería necesario un nuevo convenio que «realoje al resto de familias del asentamiento lleva años paralizado por el desacuerdo de ambas administraciones».

«Hasta que no se realoje a todas las familias, se eliminen las construcciones y se cierre el acceso rodado, no podremos limpiar y restaurar la orilla del río Guadarrama con garantías«, ha reiterado, recordando que Las Sabinas carece de contenedores y la basura que generan sus habitantes acaba en la propia orilla del río Guadarrama.

Esto provoca que, cuando hay subidas del caudal del río, parte de estos residuos «sean arrastrados aguas abajo», por lo que exigen que se produzca cuanto antes el acuerdo entre administraciones para realojar de una vez a todas las familias que viven en este asentamiento ilegal.

Además, reiteran que la calidad de las aguas «tampoco es la óptima», ya que aguas arriba de Las Sabinas, la urbanización El Bosque y la Universidad Europea de Madrid (Villaviciosa de Odón) vierten sin depurar sus aguas residuales directamente al río Guadarrama.

«Hasta hace 50 años, bajaba la gente a bañarse al río, hoy es impensable«, lamentan desde la asociación, que culpa de esta contaminación, entre otras cosas, a que «hace 20 años, durante unas obras se destruyó la estación de bombeo de la urbanización de El Bosque y aún no ha sido repuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.