Publicidad

El alcalde decide celebrar la sesión a puerta cerrada por tercera vez esta Legislatura ante las interrupciones de la concejala No Adscrita Rocío Cruz

LEGANÉS / 20 OCTUBRE 2016 / Apenas quince minutos han pasado en el Pleno de este jueves en Leganés cuando se ha producido el primer receso. El motivo: las protestas de los ediles del Grupo de No Adscritos -y de Unión por Leganés (ULEG) en menor medida- tras impedirse el acceso a la sesión a los trabajadores de Helechos, en huelga indefinida ante el temor a despidos por el trasvase a la nueva empresa adjudicataria del pliego.

Finalmente, tras retomarse la sesión, el alcalde, el socialista Santiago Llorente, ha decidido celebrarla a puerta cerrada, por tercera vez esta Legislatura y ante las protestas airadas de la concejala del Grupo de No Adscritos Rocío Cruz.

Publicidad
Delgado, protestando frente al alcalde.

Los concejales de ULEG y Leganemos comenzaron protestando al inicio del Pleno. Tras varias insistencias reclamando que se dejase pasar a una representación de los trabajadores por las invitaciones de los dos Grupos políticos, el alcalde ha decidido empezar el Pleno con el portavoz de ULEG, Carlos Delgado, y los cuatro ediles No Adscritos de pie delante de la presidencia del Pleno.

En el segundo punto del orden del día, cuando se ha dado cuenta del escrito de expulsión de los cuatro ediles de Leganemos (Manuel Barbé, Mercedes Condés, Beatriz Alonso y Rocío Cruz), estos cuatro concejales han gritado varias veces ‘Alcalde, escucha, Helechos en lucha’.

El regidor ha ignorado las protestas y ha informado de que, según el escrito de la portavocía de Leganemos y la legislación actual, los cuatro concejales pasan al Grupo de concejales No Adscritos.

Publicidad

Tras el regidor, Delgado ha intervenido a continuación para alertar de “comportamientos antidemocráticos” y ha pedido que se ocupen los asientos vacíos destinados al público por los trabajadores de Helechos.

Un “circo”

Por su lado, el concejal de Hacienda, el socialista Pedro Atienza, ha acusado a estos Grupos de la oposición de intentar “transformar los Plenos en un circo y en un chiringuito”.

En ese momento, la concejala Rocío Cruz ha comenzado a gritar por el micrófono ‘Alcalde, escucha, Helechos en lucha’. Tras varias peticiones, Llorente ha decidido no desalojar a la edil y ha ordenado un receso.

Publicidad

Cuando se ha retomado, la concejala No Adscrita ha mantenido su postura y ha reiterado que dejaría de protestar cuando se dejase pasar a los trabajadores de Helechos. Entonces, Llorente ha ordenado celebrar la sesión a puerta cerrada.

Mientras, fuera los trabajadores siguen concentrados. El presidente del Comité de Empresa de Helechos, Santiago de la Iglesia, ha asegurado que la Seguridad de la Casa Consistorial les ha impedido entrar argumentando que el salón “estaba todo lleno”.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.