El concejal de Medio Ambiente de Leganés, Miguel García Rey, ha informado en el Pleno que el expediente sobre el sistema de recogida neumática de basura de Zarzaquemada, que cerró de manera temporal el pasado febrero debido a fallos continuados en el sistema, «sigue su tramitación» para contratar una auditoría.

Este informe deberá determinar cuáles son los fallos del sistema y cuál sería el coste de su reparación. Una vez esté terminado el documento, el Gobierno local adoptará una decisión sobre la continuidad o cierre del sistema.

Hasta ese momento, el procedimiento para contratar la auditoría sigue su tramitación, según García Rey. «Los técnicos -ha detallado- están viendo las observaciones de la asesoría jurídica y, una vez finalice, se harán las publicaciones correspondientes y se contratará la auditoría. Con el informe se tomará la decisión», ha sentenciado tras afirmar que nunca ha afirmado que «se cerrará la neumática».

Los buzones de la recogida neumática de basura de Zarzaquemada.

Críticas del PP

El concejal del PP David Alonso había planteado en la sesión plenaria cuál era la situación de la recogida neumática de basura, y ha preguntado en el Pleno por la situación de la contratación de la auditoría. El PP ha atribuido la mala situación del sistema a la falta de mantenimiento en la recogida y ha avanzado que todas las previsiones apuntan a que la recogida neumática no se podrá recuperar.

En todo caso, García Gil ha precisado que si se cierra el sitema de manera definitva, «no será por un capricho». En este punto, ha explicado que en el barrio de Zarzaquemada se recogen 45.000 kilos de basura al día, «más del 80 por ciento del suelo», debido al mal uso de los buzones por donde se depositan los residuos.

Clausura «temporal»

La clausura «temporal» del sistema de recogida neumática de basura en el barrio de Zarzaquemada (56.000 habitantes) se anunció el pasado febrero debido a los continuos problemas técnicos que presenta y la reticencia vecinal a tocar y abrir los ‘buzones’ para depositar los residuos debido a la pandemia del coronavirus.

La intención, según informó en su momento el alcalde, Santiago Llorente, es llevar a cabo un «estudio de viabilidad» del sistema, que se ha quedado desfasado en potencia de succión ante el aumento de población en el barrio, ya que se diseñó en los años 90 del pasado siglo con 11 kilómetros de tuberías.

Hasta que se solvente, el Ayuntamiento ha habilitado un sistema de recogida bilateral de los residuos e instalará unos 300 contenedores de 3.200 litros cada uno en sustitución de los 600 ‘buzones’ de recogida neumática que hay, que de momento serán desmantelados y retirados de la vía pública. «Es una solución provisional», ha detallado Llorente.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Los buzones los quitaron y los amontonaron para chatarra en la misma planta, dudo mucho que de la manera que los retiraron fuera para aprovecharlos en el futuro.Se ha dejado morir a la instalación, una pena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.