Agentes de la Policía Nacional fuera de servicio han detenido ‘in fraganti’ en el barrio de El Carrascal de Leganés a dos personas cuando se disponían a cometer una estafa por el método del «tocomocho’. Según ha informado la Comisaría local, los presuntos autores –un hombre y una mujer– fueron sorprendidos por los policías, que se percataron de sus intenciones cuando hablaban con un varón de avanzada edad, a quien ya habían convencido para subirse a un vehículo y dirigirse a cobrar cupones supuestamente premiados con 35.000 euros.

La detención se produjo cuando los agentes escucharon la conversación. Esto puso en alerta a los agentes cuando escucharon cómo estas dos personas conversaban con un varón que estaba sentado en un banco y le ofrecían un supuesto premio que tenían que cobrar. Los policías decidieron observar sus movimientos discretamente sin ser vistos.

En un momento dado, esta persona de edad se dispuso a caminar junto al hombre y la mujer y, cuando se estaba introduciendo en un vehículo, los agentes decidieron intervenir identificándose como funcionarios policiales.

Llevaban cupones falsos

Una vez se identificaron, los agentes comprobaron que estas dos personas portaban cupones de lotería supuestamente premiados por valor de 35.000 euros y una lista de premios de diferentes sorteos, efectos que delataban la intención de estafar a esta persona de edad con la promesa de repartirse el falso premio a cambio de entregar dinero a la portadora de los cupones.

Los estafadores utilizan boletos que aseguran que están premiados (Foto: A.Pérez Meca/Ep)

Los dos detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial como presuntos autores de un delito de estafa.

El timo del ‘tocomocho’

El timo del ‘tocomocho’ es una modalidad de estafa en la cual la víctima es abordada por una persona que le indica que tiene un décimo de lotería premiado y que, por alguna causa, no puede cobrarlo personalmente. El estafador ofrece a la víctima venderle el boleto por menos dinero del premiado, por cantidades que suelen rondar entre los 1.000 o 3.000 euros, aunque en ocasiones pueden llegar a cifras más altas.

Para dar mayor credibilidad al timo aparece un segundo estafador (gancho), que suele afirmar la autenticidad del premio, exhibiendo un listado de boletos premiados, o realizar la consulta con una tercera persona vía telefónica. En algunas ocasiones, incluso, aparece un tercer implicado (segundo gancho) el cual se interesa por el boleto premiado. Ante esta situación, la víctima –que suele ser una persona de edad no acompañada– accede al trato y para comprar el boleto extrae el dinero solicitado de su entidad bancaria o, en ocasiones, sube a su domicilio a por dinero en efectivo o joyas.

Según Jefatura, una vez consiguen el dinero de la víctima, a la que generalmente los estafadores le acompañan en un vehículo, le solicitan que se baje del mismo con cualquier pretexto, momento que aprovechan para abandonar el lugar con su dinero. Cuando la víctima acude posteriormente a la administración de lotería para cobrar los boletos premiados comprueba que éstos son falsos.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.