Publicidad

La ‘Plataforma de Vecinos Afectados por Corrugados’ ha denunciado la posible emisión desde la fundición de partículas de plomo después de que, durante diez horas del pasado sábado, la factoría emitiese «una especie de humo marrón por uno de los laterales de la fábrica».

«Según hemos podido saber por parte de expertos en este tipo de industrias -ha comunicado el colectivo-, ese humo marrón es señal inequívoca de que las emisiones contienen plomo existente en las coladas tras la fundición, y de que se está liberando a la atmósfera sin pasar ningún tipo de filtro, es decir, en bruto por un foco no declarado». 

Publicidad

Agentes de la Policía Local de Getafe y técnicos de la delegación de Sostenibilidad se personaron en las inmediaciones de Corrugados para constatar la emisión de tres columnas de humo en un periodo aproximado de 10 horas, merced al aviso vecinal.

«Los informes técnicos elaborados han sido trasladados a la propia empresa, solicitando una explicación y las medidas que tiene planificado adoptar para evitar nuevas molestias a la ciudadanía», según han informado fuentes municipales.

Por su lado, la entidad vecinal ha alertado de que, de confirmarse el extremo de emisiones con partículas de plomo, «estaríamos hablando de que más de 20.000 personas de manera directa en Getafe estuvieron expuestas a un agente altamente tóxico». Así, concluye que «respirar polvo de plomo supone una contaminación brutal para el medio ambiente que afecta directamente a la salud de las personas, sobre todo de los niños».

«Hablamos -concreta- de efectos gravísimos que pueden ir desde dificultades respiratorias, picores, irritabilidad, dolor abdominal o náuseas. Es un veneno, potente, que se queda impregnado en el entorno». 

El Ayuntamiento considera que Corrugados «funciona gracias a una Autorización Ambiental Integrada (AAI), que concede la Comunidad de Madrid, única administración competente para controlar y sancionar a la empresa, como ya demostró la Junta de Gobierno local».

Ahora, el Ejecutivo local ha vuelto «a exigir, a raíz de la constatación de nuevos hechos, que el Gobierno regional inspeccione y sancione a la empresa, así como que informe sobre el resto de expedientes abiertos por emisiones a la atmósfera, aguas, vertidos o la ejecución de las medidas establecidas en el Plan de Minimización de Ruido, que se encuentran sin resolver tras más de cinco años». 

Acta policial

Según los vecinos, la Policía local levantó acta del hecho, tras comprobar los vecinos que la situación se agravó hacia las 18:00 horas de la tarde, «cuando ese humo era cada vez más presente además de un fuerte olor a metal y a ‘cerilla’, característico del dióxido de Azufre (SO2)».

«En ese momento -continúan relatando-, nos avisan de que la humareda empieza a estancarse en zonas bajas, sobre todo en los huertos urbanos que hay a los pies de la fábrica y también en los parques y zonas infantiles de Los Molinos». También vecinos de Juan de la Cierva comienzan a enviar «fotos desde el polígono, desde las viviendas cercanas, e incluso desde el recinto ferial, porque desde allí notan el fuerte olor y ven también la columna de humo». 

A las 19:00 horas, ante el temor de estar «expuestos a agentes tóxicos, varios vecinos empiezan a llamar a la policía local de Getafe». Los agentes se personan para comprobar que, efectivamente, «hay una humareda marrón que cubre metros a la redonda y que el olor es claramente insalubre».

«Levantan acta, que será comunicada al Ayuntamiento de Getafe. Pero ya está. Durante la noche ha seguido saliendo ese humo y el ruido, de nuevo, ha superado los 55dB máximos permitidos en zona residencial», según los residentes. 

Incumplimientos

La Asociación de Afectados ha señalado que lo ocurrido no se puede dejar «pasar, porque no hace más que reafirmar lo que llevamos denunciando desde hace años: la fundición incumple de manera sistemática los protocolos fijados para industrias altamente contaminantes y es incompatible -agregan- con las zonas urbanas que se permitió construir a 200 metros».

Tras ello, han vuelto a solicitar la paralización «cautelar de Corrugado en cumplimiento de la normativa medioambiental», al tiempo que han pedido «una reunión de urgencia con ambas partes para conocer, con todo detalle, qué es lo que miles de vecinos han estado respirando».

«Sabemos -finaliza la asociación- que ese humo marrón es producto de una mala praxis, otra vez, por parte de Corrugados, que no aplica filtros en la liberación de las emisiones. Algo que incumple la normativa medioambiental y la Autorización Ambiental Integrada, y que pone en grave riesgo la salud de miles de personas que no paran de ser engañadas por las autoridades competentes asegurando que todo está en orden cuándo es más que evidente que no es así».

El pasado mes, la Junta de Gobierno local solicitó a la Comunidad de Madrid nuevamente que aplique las «sanciones necesarias» a la fundición Corrugados, así como que modifique de oficio la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que permite funcionar a la empresa por estar incompleta, tras conocerse que hay informes que certifican los «incumplimientos» de la actividad empresarial en cuanto al nivel de ruidos y el «ámbito industrial».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.