Publicidad

La Inspección de Trabajo acusa a la universidad de usar a los becarios como si fueran trabajadores estructurales

GETAFE/ 14 DE ENERO DE 2020/ La Seguridad Social ha obligado a la Universidad Carlos III de Madrid a cambiar la cotización de un total de 570 becarios, a los que habría estado utilizando como trabajadores estructurales, según ha denunciado la Inspección de Trabajo.

En ese sentido, la Seguridad Social ha reclamado a la UC3M, con carácter retroactivo, 1,5 millones de euros derivados de la relación laboral irregular que los becarios mantenían con la universidad, según ha informado hoy eldiario.es.

Publicidad

Han sido varios los becarios afectados que recibieron notificación de su baja en la Seguridad Social para volver a ser dados de alta al día siguiente, pasando de cotizar como becarios a hacerlo como trabajadores a tiempo parcial.

Publicidad
Aula Magna de la UC3M (archivo)

Por su parte, la UC3M se ha mostrado en desacuerdo con la decisión de la Inspección de Trabajo y ha asegurado no haber recibido el acta de la inspección realizada a la universidad durante el último trimestre del año pasado.

La Universidad Carlos III se ha referido al Real Decreto 592/2014, que regula las prácticas en la universidad española, para defender su posición en este conflicto.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *