El colegio público Ana María Matute de Getafe ha implantado hace años el proyecto KIVA, que nació en Finlandia y que permite implicar a los propios alumnos como ‘vigilantes con chalecos amarillos’ en el patio del centro educativo para detectar e intentar evitar situaciones de conflicto o prevenir eventuales episodios de acoso escolar.

El proyecto se sustenta en la idea de que todos los alumnos son «espectadores» ante cualquier situación de conflicto en el colegio para poder reaccionar, algo que resulta crucial para «influir sobre el contexto, generando actitudes de empatía y respeto», según explican los promotores del proyecto.

Este martes, la alcaldesa de Getafe, la socialista Sara Hernández, ha podido conocer durante una visita al centro más detalles del programa, una iniciativa para poner coto al bullying en la que los alumnos desarrollan una sesión semanal en cada grupo para trabajar la convivencia.

Un momento de los encuentros de los responsables municipales con profesorado y alumno del Ana María Matute.

El alumnado y la figura del mediador participan en los patios, y sus intervenciones quedan reflejadas en el cuaderno de mediación, según un proyecto que implica a todos los sectores de la comunidad educativa en la «prevención de conflictos y en la mejora de la convivencia». Para ello, se aplican estrategias de aprendizaje cooperativo para el desarrollo de la empatía.

Kiva es un programa contra el acoso escolar desarrollado por el Ministerio de Educación de Finlandia y cuya eficacia ha quedado demostrada en rigurosos estudios científicos.

Defensa del medio ambiente

El ‘Ana María Matute’ es también ejemplo en otra de las luchas más contemporáneas: la defensa del medio ambiente. De hecho, el centro cuenta con un Comité Ambiental -integrado por profesorado, familias y alumnos- que se reúne semanalmente y que «trabaja en propuestas para que la comunidad educativa actúe por el medio ambiente».

En este sentido, se fijan objetivos como «disminuir el consumo de envases individualizados en el almuerzo, reducir los residuos, no malgastar agua o reducir el ruido», según ha trasmitido el alumnado a la regidora y a la concejala de Educación, Ángeles García.

El alumnado del Ana María Matute.

Este proyecto de Ecoescuela pretende «fomentar la participación en la toma de decisiones, así como concienciar sobre la importancia del medio ambiente o el consumo responsable». En este sentido, la cooperación internacional y el comercio justo son otros frentes que abordan los alumnos del ‘Ana María Matute’.

Los escolares participan también, en este escenario, en el huerto escolar y proponen actividades al centro, al tiempo que comunican ‘ecocuñas’ por megafonía y promueven el compostaje.

El Ayuntamiento de Getafe promueve el proyecto Ecoescuelas desde el año 2016, y cuenta actualmente con la participación de once centros, ocho de ellos de Educación Primaria y tres de Secundaria. En este sentido, llega a un total de 6.252 alumnos, 3.809 de Primaria y 2.443 de Secundaria.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.