Los vecinos y comerciantes de la Plaza del Beso de Getafe han apoyado la medida de instalar vallas en los soportales de la zona ante los problemas de convivencia que estaba generando la presencia de un grupo de personas sin hogar que pernoctaba en la zona.

Los residentes defienden la colocación del entramado de vallas como medida provisional pese a su carácter impopular. El presidente de la comunidad de propietarios del inmueble afectado, cuyas iniciales son S.I., ha asegurado a Noticias para Municipios que, aunque se están estudiando otras medidas, la colocación de las vallas era algo necesario.

«A nosotros no nos importa que estuvieran por aquí -explica-, pero lo que no se podía consentir era la situación de suciedad y de incivismo». En este punto, explica que alguno de las tres personas indigentes que utilizaban los soportales vomitaba continuamente y hacia sus necesidades en la zona, incluso delante de los niños que acuden a un centro cercano.

También los regentes de una óptica en la zona han confirmado este extremo: «Yo he tenido que quitar vómitos y orina de la puerta de entrada muchas veces», revelan. La situación era insostenible, mantienen, y por eso entienden que, aunque están «satisfechos parcialmente», las vallas eran necesarias. «Si yo voy a un negocio y me encuentro la situación que teníamos aquí, no me da confianza para entrar», reconocen.

Uno de los indigentes en la nueva plaza a la que se han desplazado (Foto: D.G.C.)

En este punto, el presidente de los vecinos de la zona ha asegurado que tras solicitar auxilio al Ayuntamiento como portavoz de los vecinos, éste ha respondido desde un «primer momento». «Yo creo que está cumpliendo», ha señalado, tras asegurar que Cruz Roja ofreció ayuda a las tres personas, una de ellas afectada por una enfermedad en avanzado estado.

Sin embargo, según fuentes municipales, las tres personas han rechazado ser atendidas por los Servicios Sociales. Una de ellas incluso ha equiparado la opción de un eventual albergue con la de la «cárcel».

Las vallas son una solución provisional al problema de convivencia en la zona, según el Ayuntamiento (Foto: D.G.C.)

Insalubridad latente

La situación de insalubridad se ha ido agravando en los últimos meses. Incluso, según otros vecinos, la fuente pública de la plaza era utilizada por las tres personas sintecho para lavar sus ropas. «Se quedaban desnudos», asegura un residente en la zona.

«Esto se había convertido en un campamento -explica otro vecino-, con gente durmiendo en los soportales de día y de noche. Hasta se habían traído colchones».

Ante este panorama, los vecinos aseguran que no entienden la vertiente negativa que ha adoptado el contencioso. «No lo entendemos -esgrime Santos Isabel-, porque había que tomar medidas y el Ayuntamiento ha estado ahí desde el primer día».

De momento, los tres sintecho permanecen en una plaza contigua, en la confluencia de la avenida de la Arboleda y la calle Alonso Cano, en la plaza de Eva María. Hasta allí han traslados sus enseres personales y mantas, donde permanecen sentados en bancos.

Fuentes municipales han precisado que no hay fecha programada para la retirada de las vallas. «Es una primera medida de otras que se puedan tomar, para garantizar un correcto uso del espacio público para todos los vecinos», argumentan. «Humanitariamente -han apostillado-, estamos tratando de buscar una solución, pero hasta el momento no lo aceptan y se seguirá insistiendo».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.