En la reunión también se abordarán, entre otras cuestiones, la remodelación de la estación Getafe Industrial, la compensación de las obras del AVE en el barrio de Perales del Río o la construcción de nuevos apeaderos en las líneas C3 y C4

GETAFE/ 8 ENERO 2018/ La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, se reunirá este martes, a las 9,30 horas, con el presidente de ADIF, Juan Bravo, para reclamar una solución definitiva al problema de las vibraciones en las viviendas por el paso de los trenes por el tramo soterrado de Getafe.

La alcaldesa ha asegurado que no quieren más mediciones, sino una solución permanente “dada la gravedad de las molestias que sufren los vecinos con los daños que pueden ocasionar especialmente en personas mayores y niños”.

Por ello, se solicitará a ADIF que realice un adecuado mantenimiento de los trenes y las vías para evitar las vibraciones que sufren numerosos vecinos en sus viviendas, debido al paso de trenes en la C4, según se puso de manifiesto en la reunión que mantuvo el pasado mes de diciembre la alcaldesa con los representantes de los vecinos afectados tanto por las vibraciones del tren como de Metro, “ante el aumento de esta problemática”.

Además, se ha puesto a disposición de los vecinos afectados la dirección de correo electrónico de la Concejalía de Urbanismo para que remitan las nuevas incidencias que puedan tener, así como la dirección de su vivienda, y el horario en que detectan una mayor problemática, a fin de elaborar un estudio fotográfico y técnico por parte de los servicios municipales sobre el estado de las viviendas y cómo afectan las vibraciones que sufren.

Publicidad

Grietas

Según la alcaldesa, “esta pesadilla se traduce en grietas en las viviendas, incluso en desprendimientos del techo de algunas casas y en ruidos, que para las personas mayores y niños son incompatibles para el bienestar necesario”.

ADIF llevó a cabo en julio de 2016 un análisis de las vibraciones asociadas a la circulación de los trenes en viviendas de diez calles del tramo soterrado de la línea C4 de Cercanías a su paso por Getafe.

El caso de las vibraciones se remonta al año 2000 cuando finalizaron las obras de soterramiento de 4 kilómetros de línea férrea que atravesaban en superficie el centro de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *