El Ayuntamiento de Getafe tiene previsto la puesta en marcha un plan especial para el polígono industrial Los Ángeles para modernizarlo y permitir «usos tecnológicos y comerciales» que disminuirán las afecciones sonoras de este enclave empresarial en las viviendas cercanas de Camino Viejo de Pinto, en el extremo Este del barrio de Juan de la Cierva.

El mapa de ruido elaborado por el Ayuntamiento -el último es de 2018- desvela el grado de exposición de la población al ruido ambiental y, en este sentido, apunta a que el área industrial de Los Ángeles es el área «la que mayor afección tiene».

En la zona se ubica también la fundición de ‘Corrugados’, cuya actividad ha generado ruidos que los vecinos de la Plataforma de Afectados -del barrio de Los Molinos- han denunciado, y para la que el Ayuntamiento ha pedido a la Comunidad de Madrid la revisión de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que tiene la factoría.

Pese a ello, el mapa, que actualiza los datos del anterior, mantiene que los parámetros se sitúan en niveles similares al de otras poblaciones del entorno.

La A-42 a su paso por el centro de Getafe.

Para ello, según fuentes municipales, se ha realizado una valoración del ruido ambiental, procedente de tres fuentes principales: el tráfico viario, ferroviario y el ruido industrial. Para cada uno de ellos se han obtenido los parámetros del día, tarde y noche, así como el índice global, y la incidencia por barrios.

Asimismo, se ha calculado la población con posibles afecciones y se ha establecido la zonificación acústica del municipio, que servirá «como herramienta de gestión para el futuro desarrollo de Getafe».

Las grandes carreteras

En cuanto al ruido viario, el Ayuntamiento ha valorado que teniendo en cuenta que Getafe es una ciudad de la periferia atravesada por vías de una intensidad de tráfico elevada, como son la A-42, M-50, M-45, M-406, A4, y la M-301 los resultados «entran dentro de lo normal para este tipo de aglomeración». Junto a la existencia de otras carreteras regionales que comunican la ciudad con localidades cercanas.

En cuanto tráfico ferroviario, el informe concluye que la afección «es muy puntual» y que se acentúa «en las inmediaciones a las vías en el momento en que tren circula por éstas». Esto se debe a que el trazado de la línea de Cercanías C3 discurre en su mayor parte por suelo industrial, mientras que la C4 circula por el Centro de la ciudad de manera soterrada en gran parte, lo que evita «el ruido ferroviario en el núcleo urbano».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Mucho rollo xon los ruidos y las emisiones tóxicas de Corrugados sin control, no tienen importancia para los vecinos de Los Molinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.