Publicidad

El Ayuntamiento de Getafe ha concedido una ampliación de cinco meses para terminar las obras de las dos estaciones de bombeo de aguas fecales para evitar los vertidos ilegales al río Manzanares.

Estas dos estaciones elevadoras constituyen el primer paso para eliminar los vertidos al río, que se producen porque las estaciones elevadoras de agua -que canalizan las aguas que proceden de Getafe- fueron vandalizadas en 1995 e impidieron que acabasen en la estación depuradora más próxima.

Publicidad

El primer paso para recuperar la situación del río ha sido poner en marcha nuevas canalizaciones de aguas residuales hasta la depuradora, trabajos que se están acometiendo en estos momentos.

En principio, estaba previsto que las dos estaciones estuviesen finalizadas ante de que acabase el año, concretamente en noviembre. Ambas deben funcionar de manera coordinada para poder elevar el agua de saneamiento que llega de Getafe y hacerla entrar en la depuradora.

Reajustes

Hace dos meses se tuvieron que aprobar nuevos precios y un reajuste de anualidades del proyecto modificado de las obras de estas dos estaciones de bombeo en el barrio de Perales del Río.

Un área de la ribera del Manzanares que se recuperará con ‘Getafe Río’.

Se trataba de reajustar a este año los importes pendientes de ejecutar en 2021, que ascienden a unos 730.000 euros, y de aprobar los precios de las nuevas unidades propuestas por la dirección facultativa de las obras, que alcanzan los 12.000 euros.

Ambos sistemas, que dejaron de funcionar en 1995 por actos vandálicos, permiten -mediante un sistema de tornillo de arquímedes– llevar el agua hasta su destino.

El pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento concedió una segunda prórroga en el plazo de ejecución de las obras hasta el 11 de junio de 2022, que se adjudicaron de urgencia hace unos dos años por 1,1 millones de euros, ya que las aguas fecales de la zona este de Getafe no pueden llegar a la Estación de Aguas Residuales Sur.

El plazo inicial de ejecución era de ocho meses, pero se tuvo que prorrogar hace más de un año por otros siete en unas obras que son urgentes porque para evitar la acumulación de aguas residuales existe un aliviadero que las vierte directamente al río Manzanares sin depuración alguna, lo que lleva años originando problemas medioambientales y multas de la Confederación Hidrográfica del Tajo al Ayuntamiento.

Las estaciones elevadoras son el primer paso para combatir la degradación del río a su paso por la localidad, iniciativa que se complementará con la puesta en marcha de un proyecto para crear en las riberas del río -desde el Caserío de Perales hasta el arroyo de la Bulera- todo un proyecto que, entre obras y expropiaciones, se llevará unos 2 millones de euros de inversión. Se trata de un paseo fluvial, un itinerario verde peatonal de unos cuatro kilómetros conocido como ‘Getafe Río’.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.