El alcalde de Fuenlabrada, el socialista Javier Ayala, ha asegurado este martes que el Ayuntamiento actuó con «acierto» en la compra de mascarillas y material sanitario durante los peores momentos de la pandemia, en 2020, y ha confirmado que los servicios municipales consultaron «precios» y optaron por el «más barato».

Como todos los municipios, Fuenlabrada tuvo que adquirir material sanitario en los primeros momentos de la pandemia, con una primera ola muy agresiva. En este sentido, Ayala ha explicado que el municipio tenía «acopio de material», lo que permitió a la localidad realizar las compras con un margen de dos o tres semanas, un plazo vital para localizar precios asequibles. «En Fuenlabrada se hizo bien», ha apostillado el regidor.

Publicidad

El alcalde ha lamentado, en todo caso, que en algunos enclaves hubiera gente que «intentase aprovecharse» de la situación, en clara alusión a las comisiones millonarias cobradas por Luis Medina y Alberto Luceño al Ayuntamiento de Madrid, pagos que habrían alcanzado los 5 millones de euros.

Mascarillas en la localidad

En mayo de 2020, el Ayuntamiento adquirió unas 600.000 mascarillas para repartir coincidiendo con la entrada en la fase cero de la desescalada, para evitar nuevos contagios.

Mascarillas entregadas por el Ayuntamiento de Fuenlabrada durante la pandemia (Foto: Archivo)

Fuentes municipales informaron de que la primera partida de estas mascarillas, unas 70.000, comenzó a entregarse en los transportes públicos y también en espacios municipales como el Ayuntamiento de la ciudad y el Centro 8 de Marzo. Además, el Consistorio compró otras 550.000 mascarillas más que llegarán durante los próximos días y que se estarán a disposición de la ciudadanía en dos modalidades. Una parte, se enviarán a cada vivienda de la ciudad, la otra se repartirán en los diferentes espacios municipales.

La compra de mascarillas ha levantado suspicacias en municipios del entorno, como Leganés, donde la oposición ha pedido cuentas por la compra de mascarillas FFP3 a 10 euros la unidad a través de la Fundación Juan Muñoz para el Hospital Universitario Severo Ochoa. En este caso, el alcalde, el también socialista Santiago Llorente, ha defendido la legalidad de esta compra en un momento, explicó, donde había desabastecimiento. El caso ha acabado en la Fiscalía de Getafe-Leganés, tras presentar una denuncia Unión por Leganés (ULEG).

También la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés (PSOE), ha salido al paso de la polémica generada en algunos ayuntamientos con la adquisición de material sanitario y ha recalcado que su Ejecutivo los adquirió «a un precio razonable, a pesar de la situación caótica que se vivía en el mercado».

«En este municipio, las compras que se hicieron en los momentos más complicados de la pandemia se hizo de forma normal y a un precio lógico. Nada tiene que ver con lo que vemos en otras administraciones«, ha remarcado la alcaldesa durante una rueda de prensa.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.