Publicidad

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Navalcarnero ha desestimado los recursos de reforma interpuestos contra la puesta en libertad con cargos del detenido por el atropello a una pareja tras una pedida de mano en 2020 en El Álamo, que derivo en el fallecimiento de ambos, cuyos cuerpos fueron encontrados en una cuneta de la M-404.

Según recoge el auto, el detenido llevaba en situación de prisión provisional comunicada y sin fianza desde el 16 de marzo de 2021, hace más de un año y cuatro meses, a pesar de que esta medida tiene «carácter excepcional». Fue puesto en libertad a mediados de este mes.

Publicidad

Para evitar el riesgo de fuga se le ha impuesto una fianza, comparecencias semanales, se le ha retirado el pasaporte y se le ha prohibido salir del país. En caso de que se incumpla alguna de las medidas supondría la revisión de su libertad.

Los servicios de emergencias en el lugar donde tuvo lugar el accidente (Foto: Archivo 112)

Asimismo, se le ha prohibido aproximarse y comunicarse con los familiares tanto de los fallecidos como de la mujer que también acabó herida esa noche y que cuenta con secuelas derivadas de la misma.

Los hechos

Los hechos tuvieron lugar el 26 de julio de 2020. El arrollamiento se derivó, presuntamente, de una multitudinaria reyerta entre dos familias después de una pedida de mano.

Se originó por una discusión sobre quién tocaba una canción en un órgano que habían traído al restaurante que acogía la fiesta de la pedida de mano.

La brutal pelea se gestó sobre las 23.30 horas cuando uno de los asistentes al evento estaba tocando una canción en dicho órgano, cuando otro hombre de un clan distinto se acercó a él y comenzaron a discutir si era el tema interpretado era adecuado o no.

La discusión fue a más con diferentes recriminaciones cuando uno de ellos le golpeó, lo que generó una riña de empujones y puñetazos que se extendió a más miembros de los dos clanes, uno procedente de Navalcarnero y otro de Vallecas.

Entonces comenzó una pelea «brutal» en la que se implicaron buena parte de los más de 50 asistentes a la fiesta de pedida de mano, con multitud de golpes, amenazas y objetos arrojados.

La Guardia Civil localizó tras la reyerta dos cadáveres, uno de un hombre de 28 y otro de una mujer de 27 años. En un primer momento se localizó el cuerpo sin vida de la mujer en una cuneta de la M-404 y horas después el cadáver del otro joven semioculto entre la maleza en las inmediaciones del lugar durante una inspección ocular.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.