Publicidad

Las instalaciones actuales de la Escuela prestarán su último año de servicio durante el curso 2020-2021

COSLADA/ 17 JUNIO 2020/ Las madres y padres de escolares de la Escuela Infantil Charlie Rivel de Coslada podrán enviar a sus hijos e hijas a este centro el próximo curso 2020-2021.

Tras la decisión de la Comunidad de Madrid de trasladar a las y los escolares de la Charlie Rivel al Centro Miguel Hernández, en la reunión celebrada hace algunas semanas, padres y madres mostraron su malestar a los responsables municipales. Estos les informaron de que, a la hora de tomar su decisión, la Consejería de Educación no tuvo en cuenta la alternativa realizada desde el Consistorio. Ésta pasaba por un traslado al CEIP Pablo Neruda, menos perjudicial en lo que a distancia se refiere.

Escuela Infantil Charlie Rivel de Coslada (Fotografía: Ayto. Coslada)

A pesar de esa opción, desde Educación regional, como ha recordado el edil responsable en la materia, Iván López, “no se hizo caso y se mantuvo la decisión del Centro Miguel Hernández, que también repercutía en los estudiantes de la Escuela Oficial de Idiomas que acudían a estas instalaciones y que, por lo tanto, tendrían que dejarlas”.

Las quejas de la dirección de la Escuela, del AMPA y la FAMPA, así como de madres y padres, ha llevado al Ayuntamiento de Coslada a evaluar la opción de si es posible ampliar un año más su uso para que no haya desplazamientos.

Publicidad

Sin riesgo para la seguridad

Desde el departamento de Vías y Obras dependiente de la Concejalía de Política Territorial, estudiaron la situación con una visita y un análisis exhaustivo. Según esta inspección realizada a finales de mayo, después de transcurrir un tiempo “más que estimable” para saber si ha habido cambios sustanciales en la edificación desde el último informe del 31 de octubre del año pasado, los técnicos municipales consideran que fisuras y testigos analizados “se mantienen prácticamente en el mismo estado” que hace 7 meses.

Publicidad

Ante esto, el citado departamento ha realizado una propuesta técnica con diferentes actuaciones “tanto en el interior, como en el exterior de la edificación, eliminando entradas o filtraciones de agua, reparaciones puntuales de deficiencias de acabados, reparación de juntas de dilatación”, además de otras centradas en el revestimiento de paramentos y techos mediante sistemas constructivos capaces de admitir cierto movimiento y dilataciones. Esto siempre con el objetivo de que conlleve unas condiciones de seguridad, estabilidad y salubridad adecuadas al centro y a sus usuarios, tanto niñas y niños, como profesoras y personal del mismo.

El alcalde, Ángel Viveros, además de agradecer el trabajo de los técnicos municipales, ha querido dejar claro que “lo más importante para nosotros es, sin duda alguna, la seguridad de pequeños, profesoras y demás trabajadores y trabajadoras de la Escuela”. Por ello, ha añadido, “además del esfuerzo económico que va a suponer esta actuación, de forma complementaria se llevará a cabo un seguimiento periódico tanto de las instalaciones en general, como de las obras que se ejecutarán para que la Charlie Rivel preste su último año de servicio”.

Publicidad

Por su parte, el edil de Educación, Iván López, ha asegurado que “además de garantizar la seguridad de todos los que utilizan la escuela, queremos tratar de reducir el perjuicio de la decisión de la Comunidad”.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.