Publicidad

La Concejalía de Política Medioambiental de Coslada ha plantado más de 180 árboles a lo largo de todo el municipio durante esta primavera; entre ellos fresnos, manzanos silvestres y moreras. Se ha introducido además un sistema de riego por goteo que mejorará el mantenimiento de las especies.

El edil de Política Medioambiental, Julio Huete, ha manifestado que “estas actuaciones tienen como objetivo mejorar la escena urbana, creando zonas estanciales y de paseo más agradables, así como la mejora de la calidad del aire, que es además uno de los planes centrales aprobados en esta legislatura”.

Publicidad

El pasado mes de marzo se aprobó definitivamente el Plan de Calidad del Aire del municipio, que consiste en un diagnóstico pormenorizado de la calidad del aire y las fuentes que contribuyen a la contaminación, así como una serie de medidas concretas para atajar y mitigar el problema.

 Como explicó en su momento, Julio Huete, “se trata de un plan a largo plazo, escalonado en el que se contemplan medidas como la puesta en marcha de una Zona de Bajas Emisiones, la elaboración de un Plan de Ahorro y Eficiencia Energética, el cálculo de la huella de carbono y la mejora de la eficiencia energética mediante empresas de servicios”.

También se hará un sombreado de aparcamientos y estaciones verdes, se instalarán sensores para monitorizar niveles de contaminación y se implantará un sistema de indicadores de adaptación al cambio climático. La plantación de árboles y plantas en calles y parques se contempla como una contribución para reducir los niveles de dióxido de carbono.

La ciudad apuesta por el «residuo cero» con la campaña ‘Coslada Composta’

Además, la Concejalía de Política Medioambiental también impulsa la campaña Coslada Composta. El proyecto consiste en la recogida de residuo orgánico procedente de hogares, comercios y/o instituciones sociales y educativas con el fin de  proceder a su reciclaje.

Como explica el concejal delegado de Política Medioambiental, Julio Huete, se trata de “sustituir una economía lineal basada en producir, consumir y tirar, por una economía circular en la que se reincorporen los materiales que contienen los residuos para la producción de nuevos productos o materias primas”.

El proyecto, cuyo propósito es la reutilización de materia orgánica y llegar así al residuo cero, tiene cuatro líneas de acción:

1. Instalación de composteras en colegios públicos con el fin de reutilizar los residuos procedentes de los comedores escolares. De esta manera, el alumnado podrá también aprender el proceso de reciclado de materia orgánica a través del compostaje. Según datos del mes de abril se han recogido ya 2.391 kilos de residuos orgánicos en las diferentes escuelas.

2. Convenio con IMIDRA para la recogida de biorresiduos municipales y su traslado hasta la finca de El Encín, donde después de un proceso de compostaje se incorporarán como abono a explotaciones agrícolas.

3. Creación de una planta de compostaje para tratar los residuos procedentes del mantenimiento de las zonas verdes del municipio. Estos residuos tendrán así una segunda vida como fertilizante y como producto de mejora de la estructura del suelo, además de disminuir los transportes de restos a zonas más alejadas y la sobrecarga de vertederos.

4. Introducción del contenedor marrón destinado a la recogida separada de la fracción orgánica por primera vez en el municipio.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.