Publicidad

El Ayuntamiento de Arroyomolinos ha finalizado los primeros trabajos llevados a cabo para poner fin a las inundaciones que se estaban produciendo en varias zonas de la localidad, aunque sigue trabajando para solucionar los graves daños provocados por la lluvia en el entorno del Arroyo de la Arroyada.

En concreto, ya ha sido reabierto al tráfico la Avenida del Atlántico, donde se han llevado a cabo diversas actuaciones para evitar inundaciones en futuras lluvias, y en los próximos días culminarán las obras para poner fin a las inundaciones de la calle Santander.

Publicidad

Además, desde el Ayuntamiento continúan trabajando para solucionar los graves daños provocados por las últimas tormentas en el núcleo urbano de la calle Alameda y Alamo, donde «siempre que hay temporales sufren inundaciones y daños», algo que el último fin de semana se han visto agravado con las fuertes precipitaciones.

De hecho, a principios del mes de noviembre tuvieron que acudir los Bomberos para valorar el riesgo que pueden sufrir sus viviendas, ya que existe el temor a que, en próximas precipitaciones, el Arroyo de la Arroyada acabe desbordándose y provoque daños más importantes en sus propias casas.

Situación de algunas de las viviendas tras la tormenta/ @SandraGarciaRiv

Ante esta situación, el edil de Urbanismo, Transportes y Movilidad, Andrés Martínez (Cs), ha solicitado al Canal de Isabel II que estudie la sustitución del actual tubo del colector y su elevación para evitar el «efecto presa» causado cuando hay subidas por lluvia.

Publicidad

Por otro lado, han pedido a la Confederación Hidrográfica del Tajo su «autorización urgente» para proceder a la retirada de escombros, árboles y limpieza de la zona afectada y que sus técnicos visiten la zona «con el fin de valorar aquellas medidas de urgencia que eviten que continúe la erosión de los terrenos afectados».

Además, por motivos de seguridad y según los informes técnicos, se ha informado a los propietarios de las parcelas afectadas de que «no pueden acercarse a menos de 10 metros de distancia del final de sus parcelas», dado el riesgo de que cedan los terrenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.