El Ayuntamiento de Arroyomolinos ha enviado un nuevo proyecto de obra para «solventar lo antes posible» la situación producida en las parcelas de las calles Alamo y Alameda afectadas por la crecida del arroyo de la Arroyada y evitar así nuevos desprendimientos de tierra.

En concreto, desde el Consistorio han hecho llegar a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico del Gobierno de España, un nuevo Proyecto de Ejecución de Obra, así como los estudios y documentación requeridos por esta entidad.

Publicidad

Desde el Gobierno municipal llevan meses realizando las gestiones y labores oportunas que permitan iniciar las obras de protección de los taludes en el arroyo de la Arroyada y «dar así cuanto antes respuesta a las demandas vecinales, a pesar de tratarse de la administración más pequeña y con menos competencias».

De esta manera, en marzo pasado se presentó ante la CHT el Documento Justificativo de Cálculos Hidrológicos e Hidráulicos en el Arroyo de la Arroyada, un trabajo técnico de gran precisión y complejidad que se llevó a cabo en tiempo récord para paliar la situación derivada de la crecida del arroyo.

Tras los requerimientos de la CHT, se presenta ahora el Proyecto de Ejecución de obras, así como diversos estudios y documentación, con lo que el Ayuntamiento espera obtener, por fin, la autorización necesaria para licitar esta obra y comenzar lo antes posible con los trabajos.

Situación de algunas de las parcelas cercanas al cauce/ @ADamnificados

Solución técnica

El proyecto propuesto define la solución técnica de las obras y trabajos a desarrollar, así como la cuantificación económica de los costes que se derivan de la ejecución material de las mismas.

Asimismo, se añaden cálculos tanto hidrológicos e hidráulicos como de estabilidad; estudios geotécnicos, de topografía, de gestión de residuos y de seguridad y salud; así como diversos planos y documentación.

Así, la obra que acometerá el Consistorio se divide en dos tipos de actuaciones: en una primera fase, se procederá a la limpieza del cauce y la protección de la escollera, con el fin de evitar que progresen y pongan en peligro los taludes de las viviendas de la margen izquierda, y el sendero de la margen derecha.

La segunda actuación consistirá en un tratamiento de estabilización de las partes superiores del talud, donde se encuentran las fincas que lindan con el cauce, mediante claveteado del suelo o ‘soil nailing’.

Con estas actuaciones, se pretende estabilizar y proteger, de manera definitiva, el talud del arroyo frente a agentes climáticos futuros evitando así su deterioro y los posibles peligros de deslizamiento en las parcelas anexas.

«Desde el primer momento, cabe destacar que el Ayuntamiento de Arroyomolinos ha velado y seguirá velando por el interés y la seguridad de todos los vecinos«, añaden desde el Consistorio, quien siempre ha considerado «prioritario» encontrar una solución a este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.