Publicidad

El Ayuntamiento de Arroyomolinos ha trasladado a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, la memoria descriptiva de los trabajos a realizar para la protección de los taludes del Arroyo de la Arroyada.

De esta manera, el Consistorio continúa «trabajando para solventar, con la mayor celeridad posible y dentro de sus competencias, la situación producida en las parcelas de las calles Alamo y Alameda», las cuales se vieron afectadas hace unas semanas por la crecida del arroyo colindante tras las lluvias.

Publicidad

El último punto de inflexión tuvo lugar el 1 de noviembre pasado, durante el puente de Todos los Santos, cuando los vecinos de las calles Alameda y Alamo sufrieron el derrumbe de algunas parcelas debido al fuerte temporal de lluvias de esos días, llegando a haber caídas de tierra «de hasta 30 metros cuadrados».

El Ayuntamiento se movió inmediatamente y encargó a una empresa externa la evaluación de los trabajos necesarios para solventar la situación, un estudio cuyas conclusiones «se han remitido ahora a la CHT a la espera de su autorización, trámite indispensable para poder realizarlas», según destaca el Consistorio en una nota.

Entre otras acciones, este estudio contempla actuaciones en dos ejes: la protección de los márgenes del Arroyo y la estabilización de los taludes de las propiedades colindantes.

Publicidad

Así, una primera actuación consistiría en la protección de los márgenes del arroyo de la Arroyada, en la zona en la que se han producido los daños, con el fin de evitar que progresen y pongan en peligro los taludes de las viviendas de la margen izquierda, así como el sendero de la margen derecha.

Para la protección de estos márgenes, se ha previsto la colocación de una escollera de gran tamaño en las zonas en las que no existe o en las que ha sido arrastrada la existente, además de que se procederá a la limpieza y retirada de los escombros que actualmente se encuentran en el cauce, transportándolos a vertedero.

En cuanto al segundo de los trabajos, consistirá en un tratamiento de estabilización de los taludes superiores de las fincas que lindan con el cauce mediante claveteado del suelo o ‘soil nailing’.

Publicidad

Este tratamiento se realizará en la parte superior de la escollera, abarcando desde la coronación de la misma hasta el borde superior del talud, en aquellas zonas en las que la plataforma de las fincas se encuentra en estado precario.

Situación de algunas de las viviendas tras la tormenta/ @SandraGarciaRiv

Administraciones involucradas

Desde el Ayuntamiento recuerdan además que el 10 de diciembre pasado, entre otras medidas, ya se solicitó a la CHT el deslinde de todo el municipio con el fin de que se definan las zonas de dominio público hidráulico y, de este modo, aclarar a todos los afectados los límites competenciales de cada una de las partes.

Asimismo, se ha pedido al Canal de Isabel II (CYII) la eliminación del muro del colector situado bajo la pasarela que cruza el citado arroyo.

Por otro lado, en la reunión mantenida entre el Ayuntamiento y los vecinos afectados, se les informó de las actuaciones llevadas a cabo, así como del traslado de una orden de ejecución (alargando el plazo máximo hasta tres meses) en aras de cumplir la legislación vigente.

«En todo momento, el Ayuntamiento ha velado y seguirá velando por el interés y la seguridad de todos los vecinos», ha insistido el Gobierno municipal, quien considera «prioritario» encontrar una solución a este problema y por ello está «liderando la coordinación con el resto de Administraciones competentes».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.