El Ayuntamiento de Alcorcón ha aprobado en la Junta de Gobierno local la cesión a la Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza de un nuevo local un año después de que se revocase la cesión del que ocupaban anteriormente.

De esta manera, la entidad volverá a contar con una sede, que estará en la Avenida de las Flores, donde realizar sus actividades después de que en junio de 2020 se le revocara la cesión del espacio que tenían en la calle Madrid para usarlo como cantón de la Empresa de Servicios Municipales (Esmasa) en la zona centro.

Entonces, organizaron varias protestas frente al Ayuntamiento, ya que entendían que era «una decisión injusta para todos los cristianos y creyentes de Alcorcón» al no dejarles «sin sitio para seguir desarrollando su labor de caridad y sociocultural».

Desde el Ayuntamiento insistieron en que el local que ocupaban, de titularidad pública, va a ser utilizado para organizar los servicios de limpieza «en la zona centro», y que al no tener un espacio disponible, se había optado por revertir la cesión a las hermandades y no alquilar o comprar otro inmueble.

La hermandad nazarena de Alcorcón volverán a tener sede un año después de perderla

Nueva ubicación

Aún así, la alcaldesa, Natalia de Andrés (PSOE) trasladó a la Hermandad afectada que hallaría una nueva ubicación para estos colectivos, «aunque no esté en la zona centro», mandando «un mensaje de tranquilidad» a la Hermandad, donde no han contado con un nuevo local hasta un año después.

«Tuvimos que anular una concesión que tenían esta asociación en la calle Madrid para la instalación de un cantón para Emsasa y nos comprometimos con esta asociación a ofrecerles un espacio alternativo en otro lugar que les viniera bien a ellos», ha señalado la alcaldesa.

De Andrés ha reprochado que la «campaña que se pretendió hacer por parte de la derecha no tenía ningún sentido», ya que desde el Gobierno municipal siempre «apoyan a todos los movimientos asociativos de la ciudad, independientemente si es religioso, cultural, deportivo».

«Todos para nosotros son iguales y por tanto hemos resulto un problema. Era absurdo tener que comprar un local para Emsasa teniendo locales propios», ha añadido, reiterando su apoyo a las hermandades.

Descontento en la Hermandad

Sin embargo, desde la Hermandad están molestos con estas declaraciones, ya que insisten en que no hay ningún partido político detrás de la reivindicación de contar con una sede como la que disponían hace un año.

Además, aseguran que el local cedido por el Ayuntamiento tras más de un año «está a más de 3 kilómetros de nuestra capilla», aunque han aceptado «ya que no se nos ha dado más alternativas pese a que sí hay locales en la zona centro que sirvan de cantón para la empresa de limpieza».

«De hecho, el local que nos quitaron en la calle Madrid está cerrado y abandonado, aún con nuestros carteles de protesta colgados y aún con nuestro logo en la fachada», han añadido desde la Hermandad.

Por último, reiteran que la campaña de protesta que se realizó «no estuvo orquestada por la derecha ni por la política como ha manifestado la alcaldesa».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.