El Ayuntamiento de Alcorcón ha decidido otorgar el nombre de la cooperante María Hernández Matas, asesinada el 24 de junio del año pasado en Etiopía, a una plaza pública de la localidad, en reconocimiento a su labor y a «sus grandes valores humanos y profesionales a favor de los colectivos más vulnerables».

De esta manera, el enclave ubicado entre las calles Nueva, Depósito y Getafe, ya se denomina Plaza Cooperante María Hernández Matas, tras un emotivo acto al que han acudido familiares, amigos, vecinos y vecinas del barrio, ya que Hernández vivió en esta localidad durante más de dos décadas.

Publicidad

Hernández Matas, originaria de Sanchotello (Salamanca), fue asesinada el 24 de junio pasado mientras realizaba diversas labores humanitarias en Etiopía para la organización Médicos Sin Fronteras, entidad para la que trabajaba como coordinadora financiera en la República Centroafricana.

Entre octubre y diciembre de 2020 fue destinada a Tigray (Etiopía), zona que vive una importante crisis humanitaria y un conflicto social, situación que fue denunciada públicamente por la cooperante en varias ocasiones.

Durante su segundo viaje a este lugar, en junio de 2021, fue asesinada junto a su compañero de la organización, Yohannes Halefom y el conductor del coche que los transportaba, Tedros Gebremariam.

Homenaje a la cooperante María Hernández/ Ayto. Alcorcón

Trayectoria y valores

«Su trayectoria, sus valores y principios y su vida nos obligan a realizar un merecido reconocimiento a María, para que su esfuerzo y dedicación sean siempre recordados y sirvan de inspiración para sus vecinos y vecinas», ha destacado la alcaldesa, Natalia de Andrés (PSOE), durante el acto de homenaje.

La regidora socialista ha insistido en que con el nombramiento de este espacio se pretende mostrar «con orgullo estos valores, para que sus principios definan a esta ciudad y para que sea siempre recordada por su aportación a la sociedad, a la justicia social y al desarrollo social del ser humano».

«Siempre me he sentido orgullosa de cómo era; todo le parecía posible, era una persona alegre y sencilla, capaz de ser igual con los altos funcionarios con los que trataba en sus misiones, como con sus amigos y amigas que conservó desde la infancia y todos los que sumó durante años», ha destacado su madre, Francisca Hernández.

El encuentro también ha contado con la participación de la presidenta de Médicos Sin Fronteras, Paula Gil, quien ha recordado que María «era una mujer adorable, empática, comunicativa, que daba todo de sí para que sus proyectos salieran adelante».

«Aún estamos intentando de clarificar los motivos y circunstancias de su muerte, no cejaremos en nuestro empeño de conseguir la verdad y saber lo que sucedió«, ha añadido Gil, quien ha resaltado «la labor de personas como María Hernández Matas, una vecina de Alcorcón que demostró ser una gran mujer».

Igualmente, ha añadido que «es imprescindible desarrollar esta cooperación desde un valor esencial: la justicia social; no hay que olvidar que existen otras realidades, otras perspectivas. Y estamos obligados a colaborar para compensar estos desequilibrios; nuestros privilegios existen a la par que las dificultades de otros».

«Es necesario recordar que su vida está marcada por una gran labor de ayuda humanitaria y su trabajo por la Paz en beneficio de la sociedad«, ha concluido la alcaldesa después de trasladar el cariño y el reconocimiento por la labor realizada por María de toda la ciudadanía a sus familiares y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.