Publicidad

En una nave se han encontrado preparados para enviar a Reino Unido dos palets con casi cien botes de pintura, donde se encontraron 80 kilos en cogollos de marihuana

ALCORCÓN/ 8 ABRIL 2018/ Doce personas de nacionalidad china han sido detenidas acusadas de pertenecer a una organización criminal que cultivaba, recolectaba y pretendía enviar marihuana al Reino Unido en el interior de botes de pintura, ha informado este domingo la Jefatura Superior de Policía Nacional en un comunicado.

Los agentes comprobaron que una vez recolectada la marihuana era enviada a una nave central ubicada en Alcorcón, que operaba como un auténtico centro logístico.

Publicidad

En el lugar se encontraban preparados para enviar a Reino Unido dos palets con casi cien botes de pintura, donde se encontraron 80 kilos en cogollos de marihuana, así como unos 400 botes más para realizar futuros envíos por el mismo método.

Alcantarillado

La pintura que era vaciada de los recipientes para esconder la droga era arrojada al alcantarillado, por lo que se les podría imputar un presunto delito contra el medio ambiente ya que podrían haber vertido unos 2.000 litros de pintura.

Publicidad

Tras los registros efectuados, entre las 10.128 plantas y los cogollos camuflados se han incautado más de 370 kilos de marihuana. Además se han intervenido unos 500 botes, cien de ellos ya preparados para su inmediato envío.

Publicidad
Publicidad

La investigación se inició en noviembre del año pasado en Cáceres. Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un grupo de ciudadanos asiáticos que pretendían enviar al Reino Unido más de 12 kilos de cogollos de marihuana en el interior de bolsos.

Londres

El método de envío y el hecho de que se enviara la sustancia estupefaciente a distintos puntos de Londres hizo que los agentes sospecharan que se encontraban ante la actuación de una importante organización criminal dedicada al narcotráfico.

A partir de ese momento, los investigadores vincularon a los detenidos con determinadas naves industriales ubicadas en la Comunidad de Madrid y que reunían características en común. Los agentes detectaron que todos los inmuebles eran de una gran superficie, contaban con amplios sótanos y carecían de ventanales para que desde el exterior no se pudiera apreciar la actividad que se llevaba a cabo en su interior.

Publicidad

Una vez alquiladas las naves, los miembros de la organización las acondicionaban para el cultivo de marihuana. Para ello instalaban elementos de ventilación con filtros especiales que permitían extraer el aire del interior y así ocultar el fuerte olor que desprende la sustancia estupefaciente.

Todos los elementos necesarios para la producción eran conectados a la red eléctrica mediante acometidas ilegales llegando a defraudar cientos de miles de euros. Algunas de las naves consumían en un día más que todo un municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.