La alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés (PSOE), ha avanzado que el próximo mes de julio arrancarán las obras para la construcción, por parte de la Fundación Renal Iñigo Alvarez de Toledo, de un nuevo centro de diálisis en la localidad, que podrá atender a unos 80 enfermos renales.

El Ayuntamiento de Alcorcón ha dado luz verde este miércoles a la la licencia de edificación de este nuevo centro, que estará ubicado en el barrio del Ensanche Sur, en la calle Kilimanjaro con la calle Víctimas del Terrorismo, según ha señalado la regidora socialista en una rueda de prensa.

Publicidad

En la parcela dotacional, cedida por el Ayuntamiento un plazo de 30 años -si bien es susceptible de prórrogas sucesivas hasta un máximo de 75 años-, se va construir un edificio de una única planta, con una edificabilidad de 1.084 metros cuadrados, una dotación de 24 plazas de aparcamiento.

La Fundación Renal Iñigo Alvarez de Toledo, una entidad sin ánimo de lucro, tiene previsto invertir 1,5 millones de euros en la construcción de este nuevo centro de hemodiálisis, donde se contratará a 22 profesionales, además de toda la creación de empleo que conllevará la edificación del nuevo centro.

En concreto, el nuevo edificio va a costar cde tres salas de diálisis, con capacidad simultánea para 30 enfermos y con posibilidad de ampliación hasta los 36, dos salas espera, una sala de curas, dos consultas médicas, dos de trabajadores sociales y otras dependencias.

«Se trata de una magnífica noticia para el municipio de Alcorcón, ya que vamos a tener un recurso que va a facilitar la vida muchísimo a estas personas que precisan las prácticas de diálisis diarias», ha insistido la alcaldesa, quien ya firmó hace unos meses un convenio con la Fundación para la cesión de los terrenos.

La alcaldesa durante la firma de la cesión de la parcela a la Fundación Renal/ Ayto. Alcorcón

Tratamiento integral

Esta Fundación, que presta sus servicios de hemodiálisis en diferentes centros mediante conciertos con la propia Seguridad Social, va a realizar una atención sanitaria integral a los pacientes de la ciudad, una atención médica psicológica social nutricional y una actividad física formación ocio tiempo libre.

«Para nosotros es un logro poder cumplir el logro de acercar el tratamiento a los enfermos renales», ha añadido la presidenta de la Fundación, Isabel Entero Wandossell, aunque «hay más de 90 personas que reciben estos tratamientos en los hospitales cercanos» que necesitan un «centro propio y que les atienda de forma integral».

Gracias a este edificio, esta organización ofrecerá un tratamiento integral desde el punto de vista clínico, psicológico y social a todas las personas que tienen enfermedades renales, lo que incluye no sólo la hemodiálisis sino también atención psicológica y social, fondos de ayuda social y otro tipo de servicios y prestaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.