El magistrado ha remitido un oficio a la Comunidad de Madrid para que identifique a la responsable de las enfermeras de tarde con la finalidad de llamarla a declarar como investigada

ALCORCÓN/ 5 MAYO 2017/ La Jefa de Área Territorial de Atención, cargo de libre designación de la Consejería de Sanidad, habría admitido este viernes durante su declaración ante el juez que investiga la muerte de un anciano en la residencia de mayores de Alcorcón que se habría producido una “falta de control” ante la comunicación entre los turnos, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Así lo habría reconocido la responsable de la Administración durante su comparecencia ante el juez de Instrucción número 3 de Alcorcón, Agustín Carretero. Carretero también ha interrogado a una enfermera del turno de tarde la residencia, que ha comparecido en calidad de investigada y acompañada por un letrado.

El magistrado ha remitido un oficio a la Comunidad de Madrid, en concreto a la Consejería de Sanidad, para que identifique a la responsable de las enfermeras de tarde con la finalidad de llamarla a declarar como investigada. Con ella, se cerraría la fase testifical del caso.

Las citaciones se producen después de que el pasado viernes declararán como investigadas dos empleadas de la residencia. La jefa de planta y la auxiliar de turno de noche manifestaron ante el juez que no tenían conocimiento, ni les habían reportado ninguna incidencia sobre la desaparición de ningún usuario.

Las dos continúan como investigadas en el procedimiento a la espera de concretar qué tipo penal se le puede atribuir en el transcurso de la instrucción, que podría ser un delito de omisión del deber de socorro o incluso un delito de homicidio imprudente.

Participa en la conversación

2 Comentarios

  1. El juez debería solicitar las reclamaciones de los últimos años. Se dará cuenta que lo sucedido podría haber pasado antes. Todo está ahí. Es muy fácil responsabilizar a las personas que ejecutan lo que otros les mandan

  2. MANIFIESTO
    CONCENTRACIÓN 6 DE MAYO DE 2017
    DIGNIDAD Y TRANSPARENCIA PARA NUESTROS FAMILIARES-RESIDENTES

    Buenos días a todos y a todas
    Primeramente, agradecer en nombre de la “Plataforma de Familiares de Residentes de la Residencia de Mayores de Alcorcón”, a todas las personas familiares y amigos, asociaciones, colectivos, plataformas y medios aquí concurridos, por el apoyo mostrado con vuestra presencia en esta concentración por la “dignidad y transparencia para nuestros familiares-residentes”.

    Lamentablemente el contexto en que se encuentran las Residencias de la Comunidad de Madrid es una situación de S.O.S. Los recortes ejercidos sobre el estado del bienestar en los últimos tiempos han desencadenado una deplorable situación sobre nuestros mayores residentes y sobre las personas dependientes en particular. El abandono de las administraciones en esta residencia gestionada por el A.M.A.S. es extrapolable al resto de residencias como son la Residencia Adolfo Suarez, la Residencia de Arganda del Rey, Santiago Rusiñol o Reina Sofía por citar algunas, así como otras de gestión mixta o privada como Moscatelares o Leganés, donde los familiares ya se han agrupado en plataformas para exigir la dignidad de los residentes y un servicio de calidad.
    En este último año, hemos visto y leído noticias que dan buena cuenta de la situación denigrante que padecen nuestros mayores en las residencias. En Colmenar Viejo les apagaban la calefacción en las noches de más frío, déficit de personal y desinfección en la Residencia de Arganda del Rey, dar por válidos a personas que no lo son en la residencia Santiago Rusiñol, recortes que atentan contra la dignidad y calidad de vida en la Residencia de Moscatelares, la desaparición y fallecimiento de Don Saturnino Garzas de la Residencia “Los Peñascales”, etc.
    La mayoría de estos titulares podía haberse suscrito para la Residencia de Mayores de Alcorcón durante el trascurso de estos años, encontrando su titular más reciente en el fallecimiento de Don Miguel Gómez, al que se le encontró muerto en los jardines de la residencia, un Domingo por la mañana tras haberse ausentado en el momento de la cena del día anterior, sin que nadie hubiese activado protocolo alguno.

    Entendemos que el germen de toda esta vorágine de despropósitos radica en un deficitario número de profesionales que dan en primera instancia, asistencia y cuidado a nuestros mayores, pasando igualmente por el personal de servicios generales, y por supuesto declarando con voz alta y clara, que la ratio es totalmente inadecuada y desequilibrada para prestar un servicio mínimo y de calidad.
    Iteramos un total desacuerdo con las declaraciones del Consejero Carlos Izquierdo. Aquí en el mundo real, la ratio no se ajusta y su baremo sobre la calidad está totalmente desajustado. Estamos hartos de las excusas dadas por la dirección de esta residencia y gerencia, tales como: “son momentos puntuales de falta de personal”, “puntualmente se hacen redistribuciones” o “la ratio se ajusta a lo establecido”
    También hartos en su falta de transparencia de la que tanto alardean, con justificaciones que eluden cualquier tipo de responsabilidad y solución, provocando enfrentamientos mal intencionados de “corre ve y dile” con familias y profesionales, una distribución de funciones y trabajo sobredimensionado en las auxiliares, en una descoordinación que se evidencia en el mal funcionamiento de la residencia, que queda retratado en la infinidad de reclamaciones interpuestas, de las que algunas, la misma dirección intenta evitar proporcionando datos falsos, los cuales podemos demostrar y evidenciar.

    Durante mucho tiempo atrás, se lleva pidiendo la reevaluación de la ratio y la falta de personal, si bien, algunos sindicatos han negado la carencia de los mismos profesionales hasta el día de la muerte de Don Miguel Gómez, aún tenemos que leer notas sindicales donde manifiestan la falsedad de las reclamaciones y opiniones vertidas de los familiares en los medios de comunicación, además de declaraciones del Consejero Carlos Izquierdo y Cristina Cifuentes vanagloriándose del buen hacer de su gestión.
    Ante este tipo de notas de prensa y declaraciones, advertir que el dossier no solo está en manos de diputados de la Asamblea de Madrid y Grupos Municipales de Alcorcón, sino también en manos de algunos medios de comunicación que pueden dar buena cuenta de la mediocridad de la administración, de esta dirección y del absolutismo e ignorancia de ciertos círculos sindicales.

    Los residentes no se merecen que exista ni una sola reclamación interpuesta de sus familiares, como resultado de esta deficitaria ratio, porque aquí seguiremos siempre que haya una sola queja que tenga como consecuencia, la falta de cuidados, dignidad y riesgos hacia su salud física y psicológica.

    Como consecuencia de la falta de coordinación en la residencia, ineficaces sistemas de flujo de la información entre grupos, así como una ratio precaria, denunciamos, que han existido errores en la supervisión de la toma de los medicamentos, como casos de omisión en su suministración, pautas médicas o distintas terapias que bien debiesen ser aplicadas en los residentes no se realizan, así como errores reiterados en la suministración de la medicación sobre algunos usuarios. Hechos que atentan gravemente en la salud de nuestros mayores.

    Las caídas son constantes, en gran parte al tiempo que se encuentran solos y sin supervisión, a la manipulación y trasferencias incorrectas en mayor parte por la falta de profesionales, y también por inadecuados recursos materiales como son los sillones geriátricos o por herramientas de sujeción en mal estado.

    No existe médico las 24 horas del día, ni los días festivos, quedando los usuarios desatendidos en esos momentos. Las revisiones de clasificación funcional del residente (CFR) y el plan de atención individualizada (PAI) no se realizan como debiese producirse, ni se informa a los familiares cada seis meses de las actualizaciones, además de negarnos la dirección en el mes de Noviembre, la creación de un Consejo de Residentes. Por lo que la ilegalidad en que incurre la administración es más que evidente.

    No vamos a tolerar que se les trate como piezas de una máquina de montaje, que derive en reclamaciones por aseo inadecuado, deficitaria higiene bucal y auditiva, cambios posturales o de pañal que no se realicen a su debido momento, elevado tiempo encamados, etc. que puedan derivar en ulceras, infecciones u otras dolencias. Tampoco que se les trate como “muebles viejos”, sin que nadie pueda interactuar con ellos, sintiéndose desplazados u olvidados, sin requerir sus demandas y cubriendo con ocupaciones su tiempo, permitiendo mantener sus capacidades cognitivas, ya que su ausencia conlleva riesgos en su salud psicológica.

    Del mismo modo constatamos deficiencias en las aportaciones alimenticias y líquidos, así como en el servicio que se les ofrece.

    Falta de limpieza de las habitaciones, siendo insuficiente en las áreas comunes, así como la existencia de un gran deterioro de las instalaciones y en su mantenimiento, incluyendo en los recursos materiales directos sobre los residentes, sin olvidarnos la limpieza de las sillas de ruedas y sillones geriátricos.

    Constantes pérdida de ropa que jamás es devuelta, o si lo es, se devuelve deteriorada, confusiones en su entrega, extravíos en objetos personales, tales como gafas, dentaduras, etc.

    Durante todo este tiempo, la plataforma ha denunciado graves faltas en diferentes protocolos, flujos de comunicación entre las diferentes áreas Técnico-Asistencias, Servicios Generales y Administración, también dentro de las mismas áreas, además de con los familiares, como ha sido el caso de Don Miguel Gómez. En ocasiones, los familiares hemos sido quienes han realizado esas labores de interlocución, o bien corregir praxis equívocas, incluso a las mismas trabajadoras sociales.

    Con el único objetivo de conseguir una residencia apta, una calidad mínima de nuestros familiares-residentes y conseguir una dignidad en la última etapa de su vida, sin distinción de colores, género, tendencias, ideologías y demás…La Plataforma exige:
    1. Un sistema de residencias públicas, eficiente, competente y de calidad.
    2. La aplicación de una ratio adecuada para conseguir la dignidad que se merecen nuestros familiares-residentes, con atención médica 24 horas todo el año, así como la aplicación del Plan Alba que, entre otras cosas, prevea planes de formación, redistribución de funciones en los profesionales, ejecución de los CFR y PAI.
    3. La subsanación de todos los problemas manifiestos en esta concentración, como en cada una de las reclamaciones interpuestas a la residencia, gerencia y consejería.
    4. La trasparencia que declaran tener la Administración de la Comunidad de Madrid y que, se merece Don Miguel Gómez, su familia y sus compañeros residentes.
    5. La inmediata dimisión de toda la dirección al completo de esta residencia (Inmaculada Toledo, Esther Higueras, Begoña Ortuzar, Sonia Serrano y Ricarda Corredera) por su total inoperancia, irresponsabilidad y descoordinación.
    6. La toma de responsabilidades sobre Carlos Blanco como Gerente del A.M.A.S. y Carlos Izquierdo como Consejero de la Políticas Sociales y Familia, por la ineptitud en resolver durante estos años, los problemas que se acontecen en la Residencia de Mayores de Alcorcón, así como en el resto de Residencias de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.