El Ayuntamiento de Alcorcón ha abierto expediente de 6.000 euros de sanción al responsable de los vertidos de unos 5.000 kilos de planchas de uralita (amianto) que han aparecido en una nave abandonada en un camino público de la localidad, junto a la M-506, la carretera de los Pantanos.

Este expediente se ha producido después de que la semana pasada Ecologistas en Acción denunciara la existencia de estos «residuos muy peligrosos», que estaban en un cruce de dos vías pecuarias «muy transitadas por ciclistas y paseantes», lo que podía afectar «a la salud de personas, ganados y medio natural».

Publicidad

Fuentes municipales han señalado a Noticias para Municipios que, además de precintar la zona por parte de Policía Municipal, se ha abierto un expediente sancionador al responsable de los vertidos y se han hecho requerimientos al propietario para que retire estos vertidos «cuanto antes», ya que «es él quien tiene que limpiar».

El lugar exacto del vertido se sitúa en una nave en ruinas, punto negro de la zona donde se depositan todo tipo de vertidos incontrolados, junto a un camino público del término municipal de Alcorcón y dos carreteras «con cientos de miles de vehículos cada semana, la M-506 y la M-50».

«Es una zona muy transitada por cientos de ciclistas, caminantes y gente que pasea con mascotas, que acceden a las vías pecuarias (vereda de Villaviciosa y Segoviana) y las propiedades colindantes», insistían desde Ecologistas en Acción a través de un comunicado.

Además, desde la asociación aseguraban que estos terrenos forman parte del Corredor Ecológico del Suroeste de Madrid, cuya protección corresponde a la Comunidad de Madrid, aunque siendo los caminos públicos competencia del Ayuntamiento de Alcorcón, exigían a este que procediera a su retirada.

Vertidos de uralita en una nave abandonada en un camino de Alcorcón/ Ecologistas en Acción

Pedían sanciones

Por ello, desde Ecologistas en Acción habían apremiado al Consistorio a proceder a su retirada «controlada por empresas autorizadas», además de adoptar «medidas provisionales que acoten y señalicen el lugar del vertido, al objeto de evitar la exposición de la población a tan peligrosos materiales».

Por otro lado, emplazaban al Ayuntamiento de Alcorcón a que «tome medidas disciplinarias sobre este propietario privado -incluso la medida legal de la expropiación del bien- si continúa exponiendo a la sociedad a riesgos graves por una dejación de responsabilidades privada», algo que el Consistorio ya ha llevado a cabo.

«Una medida ejemplarizante puede ser el mejor modo de mostrar que la propiedad tiene una serie de obligaciones sociales – como la defensa de la salud pública – que están por encima de otros derechos», añadían desde la asociación ecologista.

Por último, consideran que el emplazamiento de esta antigua nave industrial abandonada sería «un sitio perfecto para ubicar un futuro Centro de Interpretación del Corredor Ecológico del Suroeste, que una los ríos Manzanares y Guadarrama, y de una continuidad natural y preserve los valores ecológicas de esta zona a cuidar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.