Publicidad

Elena, la madre de Leo, con parálisis cerebral cada día “pelea” porque no ocupen las plazas de movilidad reducida frente al Centro de Educación Especial Pablo Picasso

ALCALÁ DE HENARES/ 25 NOVIEMBRE 2020/ Elena es la madre de Leo, un pequeño de 5 años con parálisis cerebral, una discapacidad del 75% y un grado de dependencia III. Cada día Leo acude al Centro de Educación Pablo Picasso, en El Val, justo frente al Centro Comercial de esta zona de la ciudad.

Y cada día, Elena se encuentra con el mismo problema; las dos plazas ubicadas justo enfrente del Colegio, muchos días se encuentran ocupadas por coches sin distintivo de movilidad reducida.

Publicidad
Fotografía que muestra como un coche sin identificativo ocupa una plaza de movilidad reducida Fotografía: Elena, madre de Leo

“Es desesperante ver como otros coches que no lo necesitan aparcan en esas plazas”, plazas que, hasta hoy, que han sido pintadas, solo tenían un cartel vertical que las señalaba y aún así, “están constantemente ocupadas”; como subraya, “por ley, con esa identificación vertical, ningún coche que no lo necesite debe aparcar en esas dos plazas”.

Durante el día de hoy están pintando las plazas señaladas para coches con movilidad reducida.
Fotografía: Elena, madre de Leo

Como dice Elena, “cada día me toca discutir con gente, con padres que van a dejar a sus hijos al colegio de al lado o llamar a la Policía un par de veces”, hay días, señala, “que mandan a una grúa y hay días que no”. Todos los días, incide, “discuto, llamo a la Policía Local, al final esto es un desgaste psicológico”.

“Son solo dos minutos”

Elena subraya que, la mayor parte de las veces, la respuesta por parte de los conductores de los vehículos mal aparcados es la misma “son solo dos minutos”.  “Yo si quieres te presto la discapacidad de mi hijo solo dos minutos también”, es la respuesta de una madre “desesperada” que solo pide “empatía” con su hijo y los usuarios del Centro de Educación Especial.

Publicidad

“Reclamamos más plazas”

En la actualidad solo hay dos plazas para coches con movilidad reducida frente a este Centro, por lo que Elena “reclama” al Ayuntamiento de la ciudad más plazas, porque son muchos los niños que “acuden cada día en silla de ruedas”.

Además, también señala que, cada vez que acude a la fisioterapia de su hijo e intenta dejar su coche en alguna de las dos plazas marcadas con “movilidad reducida” de la Avda. de Guadalajara, “casi siempre están ocupadas”.

“No deberíamos estar luchando constantemente por un derecho que tanto nos ha costado conseguir”, reclama Elena, que hace un “llamamiento público a la conciencia y el respeto“.

Publicidad

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.