Luengo avanza que en dos o tres semanas se habrá puesto la primera dosis de la vacuna en toda la red de atención residencial

REGIONAL/ 13 ENERO 2021/ La Comunidad de Madrid restringe desde esta semana las salidas y visitas de usuarios de las residencias de mayores de la región durante 8 semanas para garantizar la seguridad del proceso de vacunación contra el coronavirus, que actualmente “va a un buen ritmo de 3.000 personas al día”.

Así lo ha anunciado, en una entrevista concedida a Europa Press, el consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid, Javier Luego, quien asegura que la Consejería de Sanidad, encargada del proceso, no les ha reportado ningún problema grave.

Publicidad

El ritmo es adecuado y en dos o tres semanas se habrá puesto la primera dosis en nuestra red de atención residencial, incluidos los centros de discapacidad y enfermedad mental. Luego hay 21 días para poner la segunda dosis”, ha indicado Luengo.

Por eso, su Consejería, en coordinación con la de Sanidad, ha establecido un nuevo protocolo, pasadas las vacaciones navideñas, de ocho semanas más limitativo. Así, desde el lunes 11 se elimina el criterio de inmunidad y las restricciones se condicionan al nivel epidemiológico de la Comunidad.

Publicidad

Ahora mismo, con el nivel más alto de incidencia de coronavirus, quedan restringidas las salidas a dos veces por semana, una hora y por las inmediaciones del centro. Las visitas de familiares se reducen a una a la semana, y no a dos como hasta ahora.

Publicidad
La residencia Valdesur, en Valdemoro (Foto: Comunidad de Madrid)

Residencia de Valdemoro

Respecto al caso de una residencia de Valdemoro en la que pusieron la vacuna a voluntarios, sacerdotes y familiares de usuarios también, el titular regional de Políticas Sociales lo ha condenado porque “no le parece ni ético ni adecuado” y ha recalcado que la Consejería de Sanidad investigará el caso y tomará las medidas oportunas.

Según Sanidad Pública, la residencia que vacunó del Covid-19 a familiares de usuarios y sacerdotes se enfrenta a una sanción administrativa de entre 3.000 y 15.000 euros y se verá si puede haber “no solo posibilidad de infracción administrativa”.

Esperamos que sea un acto puntual, se ha reconocido por la propia residencia y se ha pedido disculpas. No ha habido otro caso más. Nuestra prioridad es que se vacune de la manera más rápida posible y que se vacune a todos y en las mejores condiciones”, ha concluido Javier Luengo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *