La Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), la Asociación Ecologista del Jarama ‘El Soto’, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA) y Jarama Vivo han presentado alegaciones a la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos solicitando la inclusión de un plan extraordinario de recuperación de los ríos madrileños para que se alcance en todos ellos el «buen estado ecológico» que desde 2015 exige la Directiva de Aguas.

La Estrategia Nacional de Restauración de Ríos se inició en 2005, con el objetivo general de impulsar la recuperación de las masas de agua, contribuyendo así a que alcanzaran el buen estado o el buen potencial ecológico (de acuerdo con lo establecido en la Directiva Marco del Agua). Dicha Estrategia desarrolló un plan de acción, «que sin embargo pasó desapercibida en los ríos madrileños, donde no se ejecutó la prevista retirada de las principales presas abandonadas».

Transcurridos algo más de 15 años, el Ministerio para a Transición Ecológica y el Reto Demográfico está actualizando los objetivos y los mecanismos de desarrollo de la Estrategia. En este contexto estas organizaciones ecologistas han presentado alegaciones, en la fase de consulta pública abierta por la administración central.

Río Jarama a su paso por San Fernando de Henares – Fotografía Archivo

Así, solicitan la demolición de obstáculos transversales (presas y azudes), la construcción de pasos naturalizados para la fauna, la liberación del dominio público hidráulico por ocupaciones privadas y la eliminación de escolleras que encajonan a los ríos impidiendo que ocupen las llanuras de inundación.

Todo ello para lograr el objetivo de «buen estado ecológico» de los principales ríos madrileños como el Jarama, Manzanares, Tajuña, Henares, Guadalix y Guadarrama. Todos incluidos en espacios protegidos Red Natura 2000.

Las afecciones que aquejan a los ríos madrileños son, principalmente, según señalan estas entidades, vertidos contaminantes e infraestructuras obsoletas que obstaculizan la continuidad fluvial y ecológica.

El caso más extremo es el del río Jarama que a partir de Algete-Paracuellos se convierte en el desagüe de numerosos colectores, depuradoras cuyo deficiente funcionamiento contaminan el agua y siembran de toallitas el cauce y las riberas de Paracuellos, Coslada o San Fernando de Henares. El Jarama tiene también numerosos ejemplos de infraestructuras obsoletas, cerca de un centenar (puentes en ruinas, azudes, construcciones, infraestructuras, etc.), detallan.

Antonio Martínez, portavoz de la Asociación Ecologista del Jarama «El Soto» – Fotografía N.M. Díaz

«Las barreras transversales (presas y azudes) impiden la continuidad fluvial del río y el libre tránsito de la fauna piscícola, impidiendo su reproducción», añaden los ecologi9stas. El río más afectado es el Tajuña con 37 azudes (presas pequeñas para derivar agua a canales de riego, usos industriales o molinos), la mayoría de ellos en desuso, en 58 kilómetros. Se ha pedido la demolición de 19 de estas infraestructuras en Ambite, Orusco, Carabaña, Tielmes, Perales de Tajuña y la construcción de pasos de fauna para otros 16, como en Pedrezuela de la torres, Ambite, Orusco.

Manzanares y Henares

Para el caso del río Manzanares la principal problemática expuesta en las alegaciones, para el tramo bajo, antes de desembocar en el río Jarama, son una docena de tramos de escollera (pared de roca que sustituye a las riberas naturales) encorsetando el río e impidiendo las crecidas naturales y la ocupación de las llanuras de inundación. Algunas de estas infraestructuras a eliminar están en Rivas-Vaciamadrid, Getafe y el sur de Madrid.

Para el río Henares, el principal problema, junto con la contaminación de las aguas, es la extrema regulación de los embalses de cabecera de los ríos Sorbe, Bornoba y Cañamares. Pero también destacan las barreras transversales, todas ellas abandonadas y sin ningún uso.

Se trata de obstáculos que además de alterar la dinámica fluvial han generado depósitos de sedimentos y sustancias contaminantes que han contribuido a degradar aun más el estado del río. Algunos ejemplos son las presas de las Armas o La Esgaravita en Alcalá de Henares, o azudes en Mejorada del Campo, indican los ecologistas.

Guadalix y Guadarrama

El río Guadalix está sometido a importantes presiones que afectan a la calidad del agua (vertidos ganaderos, EDAR de Guadalix de la Sierra, vertidos desde urbanizaciones de Siete Abanicos, Ciudalcampo, etc.), desecación crónica de su cauce y a una regulación extrema a través de los embalses de Miraflores y Pedrezuela.

Este es el análisis de las entidades que han presentado alegaciones, donde han solicitado la eliminación de la presa de Miraflores o ala de la antigua papelera de San Agustín, en San Agustín de Guadalix.

Otra problemática grave es la utilización de los ríos como vertedero, es el caos del tramo medio del río Guadarrama, a su paso por Móstoles y Arroyomolinos.

¿Qué solicitan los grupos ecologistas?

Por todo ello, ARBA, ‘El Soto’, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, GRAMA, Jarama Vivo y la Plataforma por los ríos de Madrid y el río Tajo exigen a la Confederación Hidrográfica del Tajo que incorpore a la Estrategia de Restauración de Ríos un plan extraordinario de recuperación de los ríos madrileños «garantizando la continuidad longitudinal y lateral, que permita la dinámica natural, que favorezca la implantación de las especies nativas de peces».

Las organizaciones ecologistas madrileñas esperan que la nueva Estrategia de Nacional de Restauración de Ríos sea «más ambiciosa» que la de 2005, de la que, según explican, siguen pendientes de retirada los pocos obstáculos fluviales previstos (caso de la presa de El Porcal, en Rivas Vaciamadrid o Los Berrocales, en San Fernando de Henares).

«Aquella Estrategia sólo dio como resultado poco más que la retirada de una presa en el Cofio y otras tres pequeñas barreras en el Manzanares y Lozoya. A este ritmo, no se retirarían las infraestructuras actuales hasta el año 2180», critican.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.