Los médicos y pediatras de Atención Primaria (AP) afrontan esta cuarta semana de huelga para casi 5.000 profesionales con nuevas protestas en la calle y con las negociaciones con la Consejería de Sanidad en punto muerto, sin ningún contacto a la vista tras la última reunión, hace diez días.

Las protestas convocadas por el comité de huelga, representado por el sindicato médico Amyts, cuentan con el apoyo los sindicatos SUMMAT (Asamblea de Trabajadores del Summa 112), MATS (Movimiento Asambleario de trabajadores de la Sanidad) y CSIF, junto a la Asociación de Facultativos Especialistas (AFEM) y la Asociación Madrileña de Enfermería (AME), y con el apoyo de la Plataforma SAR (Servicio de Atención Rural) y la Plataforma de Centros de Salud de Madrid.

Estos sindicatos, organizaciones y asociaciones están llevando a cabo tres jornadas de paros -días 11, 12 y 13 de diciembre- por la reorganización de la urgencia extrahospitalaria en la Comunidad de Madrid y han llamado a apoyar todas las acciones en defensa de la Atención Primaria que plantee el comité de huelga. Además, estudian extender la convocatoria de huelga indefinida a todo el personal de este primer nivel asistencial.

Varios manifestantes exigen la mejora de la Atención Primaria en la Sanidad Pública, frente a la Asamblea de Madrid – EP

En concreto, este martes sumarán fuerzas y se ha convocado a los profesionales sanitarios a una concentración a partir de las 10 horas frente a la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), en la calle Sagasta, contra el plan de urgencias extrahospitalarias y a las 12 horas, una concentración de cinco minutos frente a los 430 centros de salud de la región en defensa de la Atención Primaria.

Además, el miércoles, día 14, se ha convocado una manifestación que arrancará a las 11 horas desde la calle Sagasta para llegar a la puerta del Sol, donde se encuentra la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, tras pasar por la sede de la Consejería de Sanidad en la calle Aduana.

Además, el próximo sábado, día 17, está prevista una Asamblea de Trabajadores de Atención Primaria en el Centro Pastoral San Carlos Borromeo, en el número 2 de la calle Peironcely, convocada por la Plataforma de Centros de Salud de Madrid, para analizar la situación y proponer acciones a llegar a cabo.

Igualmente, el domingo, día 18, habrá también una concentración frente a la Consejería de Hacienda, ubicada en la plaza de Chamberí, a partir de las 11 horas para reclamar al consejero del ramo, Javier Fernández-Lasquetty, un incremento de la inversión en este primer nivel asistencial.

Marea Blanca el sábado

Ese mismo sábado, la Marea Blanca volverá a salir a la calle en el centro de la capital el próximo sábado, día 17, con su 96 edición para denunciar «la barbaridad» del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso con el modelo de urgencias extrahospitalarias y reclamar la vuelta al modelo anterior con 37 Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) y equipos completos en todos ellos.

En concreto, la concentración convocada por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP)-Marea Blanca tendrá lugar a las 12 horas del día 17 desde la Cuesta de Mayono hasta la Plaza de Cibeles, han informado los organizadores en un comunicado.

«Consideramos inviable un modelo que nos deja sin apenas médicos y poniendo responsabilidades que no corresponden a enfermeras, a los que se suman los celadores», han indicado los convocantes, que remarcan: «Urgencias cerradas, muertes aseguradas».

Este lunes se cumplen 22 días de paros, 14 días sin contar fines de semana y festivos, en un contexto de congelación de las relaciones entre la Consejería de Sanidad y el comité de huelga, sin fecha de reunión prevista tras el último contacto, el pasado 2 de diciembre.

Esta última reunión, la cuarta para negociar un posible acuerdo, finalizó sin avance, ya que los trabajadores afectados rechazaron las propuestas «al no haber ninguna novedad» por parte del Ejecutivo autonómico, al que acusaron de «inmovilismo».

Última propuesta de la Consejería

La última propuesta de la Consejería contempla 34 pacientes por médico y 24 por pediatra, aunque el comité de huelga sigue cuestionando «qué pasará con el paciente 35″ y cómo van a dar salida a un exceso de demanda que hay en la Comunidad si no hay voluntariedad», con sospechas de una intención privatizadora por parte de la Comunidad.

El escollo sigue siendo cómo hacer atractivo que los médicos y pediatras quieran ejercer en la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional ya anticipó que iba a incentivar aquellas plazas de difícil cobertura en turno de tarde que no se hayan podido cubrir en los últimos tres meses y que establecerá un programa específico de fidelización de residentes en Medicina de Familia y Pediatría de Atención Primaria, por ser especialidades deficitarias, y se les ofrecerá cuando terminen su formación un contrato de tres años.

No obstante, desde el comité de huelga creen que se trata de medidas insuficientes e insisten en la necesidad de unas mejores condiciones laborales y de una «lógica» remuneración. Este mismo viernes, el vicepresidente la Comunidad, Enrique Ossorio, insistió en que el Gobierno madrileño mantiene la «mano tendida» para «mejorar el servicio sanitario», aunque calificó de «inasumibles» las subidas lineales para los profesionales.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.