Publicidad

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, van a firmar este lunes en la capital la renovación del convenio de transportes entre ambas regiones. Desde 2001 las dos administraciones han colaborado para facilitar el transporte público a los ciudadanos mediante estos acuerdos.

La financiación se distribuye según la residencia de los abonados y su movilidad. De esta manera, el importe de las aportaciones se determina anualmente según los viajes realizados, la tarifa de compensación y la recaudación obtenida por la venta de los títulos de transporte.

Publicidad

Se trata de un acuerdo que beneficiará, de manera directa, a unos 35.000 castellanomanchegos y castellanomanchegas, en su mayoría jóvenes, y al que el Gobierno de C-LM ha destinado 15,5 millones de euros.

Estos usuarios cuentan con las modalidades E1 y E2 del abono de transportes para acceder a las líneas de autobuses interurbanos y Cercanías Renfe que comunican la capital con casi un centenar de municipios.

Desde la Comunidad de Madrid y hacia las provincias de Guadalajara y Toledo se contabilizan unos 100.000 viajeros cada año. De estos, un 20% lo hace de forma habitual, mientras que un 80% realizan viajes puntuales.

Además, disponen de un conjunto de títulos interzonales que permiten conectar las provincias limítrofes con las distintas zonas tarifarias sin necesidad de adquirir la máxima. Todas las modalidades están disponibles para abonos jóvenes -hasta 26 años de edad- y normales -resto de usuarios- y los periodos de validez mensual y anual.

García-Page y Díaz Ayuso suscribirán este acuerdo de cooperación en la Real Casa de Correos de Madrid, en un acto en el que también estarán presentes el consejero de Fomento de Castilla-La Mancha, Nacho Hernando; y el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, David Pérez, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Díaz Ayuso y García-Page, hoy en la reunión en Toledo (Foto: Comunidad de Madrid)

Hace 22 años

Este acuerdo de cooperación entre comunidades autónomas vecinas fue firmado por primera vez hace 22 años y se ha consolidado como un instrumento fundamental para el beneficio de miles de personas que desarrollan su vida diaria entre Castilla-La Mancha y Madrid, favoreciendo el progreso económico y social gracias a las sinergias entre ambas regiones y haciendo posible, además, la disminución de los índices de polución gracias a la potenciación del transporte público, entre otros aspectos.

Cabe recordar que, una vez rubricado por parte de los presidentes autonómicos de ambas regiones, el convenio tendrá que ser ratificado por las Cortes de Castilla-La Mancha, la Asamblea de Madrid y, finalmente, por el Senado para su posterior entrada en vigor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.